Público
Público

Los suministros de gas a Europa en la cuerda floja por un nuevo conflicto entre Moscú y Kiev

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La nueva escalada de la "guerra del gas" entre Rusia y Ucrania amenaza con recortes en los suministros con destino a Europa, que recibe del gigante ruso Gazprom un 40 por ciento de sus necesidades de ese carburante.

La compañía estatal ucraniana Naftogaz enarboló hoy la amenaza de reducir el tránsito del gas ruso por su territorio si la corporación Gazprom recortaba en otro 25 por ciento, como ha prometido, los suministros de carburante a los consumidores ucranianos.

"Naftogaz garantizará el tránsito ininterrumpido de gas a los consumidores europeos siempre y cuando no surja una amenaza para la seguridad energética de Ucrania", reza un comunicado difundido hoy por la compañía ucraniana.

Esta es la respuesta de Kiev a las afirmaciones realizadas hoy por el portavoz del gigante ruso, Serguéi Kupriyánov, de que Gazprom reducirá esta noche, por segunda vez en las últimas 34 horas, los suministros de gas al país vecino.

Naftogaz agregó que si Gazprom no reanuda las entregas del barato gas centroasiático a Ucrania, la compañía "se arroga el derecho de aplicar medidas adecuadas y asimétricas para proteger los intereses de los consumidores nacionales".

En caso de cumplir con su palabra, Gazprom apretaría la llave del gas a las 20.00 hora local (17.00 GMT) y Ucrania recibiría sólo la mitad de lo que tienen apalabrado ambos países.

Como ocurriera en invierno de 2006, la principal víctima del contencioso podrían ser los consumidores europeos, ya que el 80 por ciento del gas que Gazprom bombea a la Unión Europea (UE) circula por suelo ucraniano.

Países como Alemania, que recibe un tercio del gas de Rusia; y Francia o Italia, que compran a Gazprom en torno al 25 por ciento del gas que consumen, ya han expresado su preocupación por el nuevo episodio de la "guerra del gas" entre Moscú y Kiev.

La Comisión Europea no ha tardado en expresar su "inquietud" por el contencioso y ha exigido a ambas partes que negocien y "solventen cuanto antes posible la situación creada".

Representantes comunitarios informaron hoy a la agencia oficial rusa Itar-Tass de que el gas ruso sigue fluyendo en los niveles contratados, lo que fue confirmado por el ministro de Exteriores ucraniano, Vladímir Ogrizko, de visita en Polonia.

El nuevo contencioso estalla dos días después de que el jefe de Gazprom durante los últimos ocho años, Dmitri Medvédev, fuera elegido presidente de Rusia.

Además, los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y Ucrania, Víctor Yúschenko, habían firmado las paces en Moscú y acordado verbalmente a mediados de febrero la sustitución de RusUkrEnergo, intermediario acusado de falta de transparencia por Kiev.

Con todo, la primera ministra ucraniana, Yulia Timoshenko, aboga por que sea Naftogaz la que compre directamente el gas a Gazprom y lo distribuya por su cuenta en el mercado nacional.

Gazprom, que ha avisado a la Bruselas de cada uno de sus pasos, insiste en que "el suministro de carburante a los consumidores europeos no se verá afectado", pero todo puede cambiar si el consorcio ruso recorta el gas a los ucranianos.

El monopolio ruso acusa a Kiev de no abonar los pagos del gas consumido sin contratar en los dos primeros meses del año (600 millones de dólares) y también de no formalizar los acuerdos de suministro para el resto del año.

En todo caso, el portavoz de Gazprom mostró hoy su disposición a alcanzar un acuerdo con Naftogaz y manifestó su confianza en que Ucrania cumpla con sus obligaciones de tránsito.

"Tenemos un contrato de transporte de gas a través del territorio de Ucrania que debe respetarse independientemente de que Naftogaz tenga o no un acuerdo de suministro con RosUkrEnergo", dijo.

Por su parte, Naftogaz denuncia que Gazprom, de hecho, había reducido la víspera los suministros no en un cuarto sino en un 35 por ciento, en 46 millones de metros cúbicos diarios, de un consumo total de 150-156 millones de metros cúbicos al día.

Además, el Gobierno declaró que Gazprom, a su vez, no ha pagado el tránsito de gas ruso a Europa por territorio ucraniano desde diciembre pasado, y acusó al gigante ruso de "chantaje".

"La táctica de Gazprom es obligar a Ucrania a sustraer grandes cantidades de gas destinado a la Unión Europea" y así enfrentar a Kiev con Bruselas, apuntó el diputado ucraniano Taras Chornovil, del Partido de las Regiones.

Con todo, Ogrizko manifestó optimismo de que "en los próximos días se encuentre una solución al problema", según la agencia ucraniana Unian.