Público
Público

Suu Kyi optimista ante el diálogo que propone a la Junta Militar

EFE

La líder opositora birmana, Aung San Suu Kyi, en cautividad desde mayo de 2003, dijo hoy a los políticos de su partido que se siente "optimista" antes de iniciar el diálogo con la Junta Militar para encauzar a Birmania (Myanmar) por la senda de la democracia.

Suu Kyi hizo esta afirmación en el transcurso de la reunión de casi dos horas de duración que mantuvo con un reducido grupo de miembros de la Liga Nacional por la Democracia (LND), la formación política que encabeza.

A la reunión, anunciada el día anterior por la Junta Militar en un parte divulgado por la televisión birmana y celebrada en la casa de huéspedes que el Gobierno tiene en Rangún, asistieron a petición de Suu Kyi, el presidente del partido, Aung Shwe, así como U Lwin y Nyunt Mai, miembros del comité ejecutivo.

"Los líderes de la LND se reunieron con ella esta tarde, y fue muy bien", declaró Nyan Wyn, portavoz de la formación.

Nyan Win señaló que en la reunión abordaron el enfoque que la LND deberá darle al diálogo que confía iniciar con el Gobierno militar con la finalidad de alcanzar la reconciliación nacional y conseguir la puesta en libertad de los presos políticos, incluida la de Suu Kyi, quien ha pasado 12 de los últimos 18 años sometida a arresto domiciliario.

"Ella ha dicho que para llevar a cabo un proceso de curación es esencial poner en libertad a los presos políticos", indicó el portavoz de la LND en un breve comunicado.

Naciones Unidas y Amnistía Internacional (AI) estiman que más de 1.100 birmanos están encarcelados por motivos políticos desde antes de que las fuerzas de seguridad aplastaran el pasado septiembre las multitudinarias manifestaciones pacíficas en favor de la democracia.

Desde entonces, las autoridades admiten 10 muertos y casi 3.000 personas detenidas, de las que dicen haber puesto en libertad a la gran mayoría, pero la disidencia calcula que unas 200 personas murieron y que más 6.000 fueron detenidas.

Suu Kyi, considerada por sus seguidores el principal símbolo de la democracia y vista como una "esbirra de las grandes potencias occidentales" por el núcleo militar, se reunió, en el mismo lugar y antes de ver a sus compañeros de partido, con el general Aung Kyi, enlace con el régimen.

Fuentes de la LND, dijeron que en la reunión que sostuvo Suu Kyi con miembros del partido estuvo también presente el general Kyi, a su vez ministro de Trabajo y uno de los integrantes del Gobierno más cercanos al general Than Shwe, jefe supremo de la Junta Militar.

La reunión de la LND fue autorizada por la Junta Militar después de que el enviado especial de Naciones Unidas para Birmania, Ibrahim Gambari, concluyera una visita oficial de seis días que tuvo como misión promover un diálogo entre las Junta Militar y la LND, la única formación política opositora que no está en la clandestinidad.

Suu Kyi propuso el pasado jueves una nueva vía de diálogo y reconciliación nacional a la Junta Militar tras reunirse con Gambari, enviado especial de la ONU para Birmania desde mayo de 2007 y sucesor del diplomático malasio Razali Ismail, quien renunció al cargo tras airear su frustración ante la falta de cooperación por parte de la Junta Militar.

En un comunicado emitido el jueves, la líder de la LND precisó que la oferta es para emprender un diálogo "regular, significativo y limitado en el tiempo" en el que también deben participar el resto de fuerzas de la oposición democrática y representantes de los grupos étnicos, incluso los karen y shan, que libran una larga guerra contra el Ejército gubernamental.

"En el interés de la nación, estoy dispuesta a cooperar con el Gobierno para que este proceso tenga éxito", destacó Suu Kyi.