Público
Público

El techo de gasto de los presupuestos de 2010 supera su primer trámite en el Congreso

El PSOE contó sólo con el apoyo de Coalición Canaria y UPN y la abstención de CiU e IU

AGENCIAS

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó hoy el techo de gasto no financiero de los Presupusetos Generales del Estado (PGE) de 2010, que el Gobierno ha fijado en 182.439 millones de euros. La semana que viene se debatirá, y probablemente tumbará, en el Senado.

El Gobierno consigue así que el primer paso de los próximos PGE saga adelante, gracias a que el PSOE contó con el apoyo de Coalición Canaria y Unión del Pueblo Navarro (UPN), que sumaron 172 votos a favor,  y también gracias a la abstención de CiU, PNV, IU- ICV y varios grupos minoritarios. Los votos en contra de PP y ERC no fueron suficientes.

La presión de CiU, que era clave para sacar adelante el techo de gasto, obligó al Gobierno el pasado miércoles a retirar su compromiso de subir los impuestos a las rentas altas.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, fue la encargada de defender la propuesta del Ejecutivo de límite de gasto, que supone una reducción del 4,5% que la estimación de presupuesto liquidado correspondiente a 2009.

Las previsiones del Ejecutivo apuntan que los ingresos estimados para 2010, en términos de contabilidad nacional, serán de 121.360 millones de euros, con un objetivo de déficit para el Estado del 5,7% del PIB.

Salgado se comprometió a llevar a cabo austeridad en el gasto público y una política fiscal exigente, lo que "nos va a permitir recuperar paulatinamente la senda de equilibrio presupuestario a medio plazo al reconducir las finanzas públicas hacia una posición de saneamiento estructural".

Desde las filas del PP, su portavoz económico, Cristóbal Montoro, fue muy crítico con Salgado a quien acusó de tirar de la "caja de todos los españoles" y dejarla "vacía" en sólo tres meses en el cargo.

Montoro señaló que para conseguir que se cumpla la previsión de déficit del Gobierno hay que tirar por el suelo los gastos o subir los impuestos, lo que el diputado del PP aseguró que va a hacer el Ejecutivo.

Mientras el responsable de Economía de CiU, Josep Sánchez Llibre, señaló que las cuentas y las previsiones del Gobierno no son creíbles, y agrego que para que se cumplan es fundamental un plan anti crisis.

Además, destacó la necesidad de "un cambio" radical en la actitud del Gobierno y apostó por una reforma laboral y cambios en el sistema financiero y en la política energética.

Por su parte, el diputado del PNV Pedro Azpiazu apuntó que es fundamental que todas las administraciones se aprieten el cinturón, si bien acusó al Gobierno de "apretar el de los demás y hacerse algunos agujeros más en el suyo para ir más holgados".

El diputado de ERC Joan Ridao aseguró que las respuestas a la crisis del Gobierno han sido "mediocres" e insistió en la necesidad de reformas estructurales porque se "evitará un drama en el futuro".

Además, el diputado de IU-ICV Joan Herrera dijo a Salgado que el escenario es "malo", y que contarán con su apoyo para hacer políticas progresistas de izquierdas, también en la política fiscal.

El techo de gasto y los objetivos de estabilidad presupuestaria deberán pasar ahora por el Senado, donde es probable que se rechacen porque el PSOE no cuenta con mayoría suficiente, lo que haría necesario un pleno extraordinario del Congreso en julio para levantar el veto.

Más noticias de Política y Sociedad