Público
Público

Tenerife revivió los carnavales teñido de azul y blanco

EFE

La capital tinerfeña se vistió de carnaval por segunda vez en el mismo año, eso sí, todos disfrazados con los mismos colores, el blanco y el azul, tras el retorno del Club Deportivo Tenerife a la máxima categoría del fútbol nacional después de siete años.

Horas antes del partido miles de seguidores (según fuentes oficiales unos 10.000), ya copaban los aledaños de la Plaza de España para ver el encuentro en una pantalla gigante de seis por cuatro metros, como si de un acto de las Fiestas de Invierno (Carnaval) se tratara, esta vez de "Verano", y tras el gol del camerunés Kome se desató la locura y algunos, incluso, ya empezaron a bañarse en la nueva fuente.

Tanto en la capital como en el resto de las localidades de la isla bares, restaurantes y cafeterías estaban llenas en el adelanto de una fiesta que se prolongará hasta mañana cuando el equipo llegue a la isla sobre el mediodía.

Más de doscientos agentes de la policía velarán por la seguridad desde la llegada de los jugadores al Aeropuerto Tenerife Norte (Los Rodeos) hasta el Cabildo Insular.

Saldrán en una "guagua" descapotable escoltada por la Guardia Civil, y una vez lleguen a la capital iniciarán un recorrido por las calles principales hasta llegar a la Plaza España, en donde serán recibidos por las autoridades y comenzarán de nuevo los festejos.

Éste es el cuarto ascenso del conjunto tinerfeño, el primero se produjo el 1 de mayo de 1961 y regresó al año siguiente a Segunda; luego en el 2 de junio de 1989 en la época de Javier Pérez, y se mantuvo una década con dos participaciones en la Copa de la UEFA, y ya la tercera con Rafa Benítez de entrenador, en 2001.

Más noticias de Política y Sociedad