Público
Público

Tensión en la junta de Bankia con protestas de accionistas, desahuciados y trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Junta General de Accionistas de Bankia ha arrancado entre protestas de unos 60 afectados por preferentes, desahucios y también trabajadores de la entidad en el exterior del Palacio de Congresos de Valencia. Una vez iniciada la sesión, una veintena se ha puesto en pie mientras intervenían el secretario e incluso el presidente de Bankia, que ha pronunciado su discurso entre abucheos y gritos de 'fuera, fuera', 'fraude', 'mentiroso', 'justicia' y 'mi dinero dónde está', entre otros.

Más de una hora antes del inicio de la sesión un grupo de preferentistas, desahuciados y empleados de la entidad se han concentrado en los alrededores del edificio que alberga la junta con pancartas de protesta y consignas como 'Ya está aquí, ya llegó el corralito español', 'Sí se puede, pero ellos no quieren', 'De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue cueste lo que cueste' o 'A por ellos'.

En torno a las 12.00 horas, cuando estaba previsto el inicio de la junta, algunos de los manifestantes han ocupado sus asientos en el auditorio del Palacio de Congresos y poco después una veintena se ha puesto en pie mientras intervenían el secretario e incluso el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, que ha iniciado su intervención entre abucheos y gritos, que se han prolongado mientras éste continuaba con su discurso.

Mientras tanto cerca de un centenar de accionistas se han congregado en una de las puertas de acceso al auditorio, ya dentro del Palacio de Congresos, a los que les impedían la entrada porque el aforo estaba completo, según la versión de la seguridad y miembros de la entidad. Por este motivo se han vivido momentos de tensión y múltiples gritos de protesta entre los accionistas y el personal de seguridad y de la entidad que les impedía el acceso a la sala.


Gran parte de estos inversores minoristas lo componen unos 300.000 clientes que se convirtieron en inversores obligados de la filial bancaria Bankia, que en 2012 protagonizó el mayor rescate de la historia de la banca española, tras canjear sus participaciones preferentes y deuda subordinada por acciones. Si a la quita aplicada por imposición de Bruselas se le suma la diferencia entre el precio de las acciones en el canje (1,35 euros) y la cotización en bolsa, estos particulares acumulan pérdidas latentes en torno al 70% respecto a su inversión.

Un afectado por la estafa de las preferentes se desnuda en la junta de Bankia

Goirigolzarri ha valorado como 'muy recomendable' el arbitraje, que deja abierta la opción de recurrir a la vía judicial en caso de obtener un informe negativo, y ha indicado que si bien el canje de los híbridos por acciones de Bankia no es la solución que les habría 'gustado, sino que ha sido impuesta por las regulaciones' de la Comisión Europea, 'la alternativa hubiera sido peor porque era una condición necesaria para la inyección de capital en Bankia' y, sin ésta, 'el valor de los híbridos hubiera sido cero'.

En su intervención, ha asegurado que Bankia no tiene 'necesidades adicionales de capital' y que, pese a ir 'en la buena dirección', son conscientes de que les 'quedan muchas cosas por mejorar y mucho camino por andar' para alcanzar una rentabilidad del 10 por ciento sobre fondos propios en 2015, al considerarlo 'la única forma de crear valor para los accionistas y dar una rentabilidad a las ayudas recibidas'. Goirigolzarri ha remarcado su intención de 'dar más crédito' y 'focalizarse en pymes y consumo', tras haber concedido en torno a 5.400 millones de euros en nuevos créditos en los cuatro primeros meses del año y haber mejorado su cuota en ambos segmentos, en empresas del 5,50% de diciembre a un 5,77% en abril.


Este discurso tranquilizador y optimista del presidente de Bankia no ha logrado calar entre los asistentes, mayoritariamente accionistas 'forzosos' que se consideran 'estafados'. Durante el turno de palabra de los accionistas, que han solicitado 130 intervenciones aunque finalmente solo 75 personas lo han ejercido, el 'lamento' continuado de los minoritarios se ha prolongado durante más de cuatro horas, desde las 12.45 hasta pasadas las cinco de la tarde.

La desesperación a la hora de relatar sus dramas personales ha sido la tónica general y, salvo excepciones, la mayoría de los intervinientes ha guardado compostura. Otros, han proferido insultos hacia la mesa presidencial y una persona se ha quedado en ropa interior al grito de '¡Miren cómo me han dejado!'.

También han intervenido varios portavoces de asociaciones de afectados, quienes han insistido en denunciar que el arbitraje propuesto por Bankia 'no soporta el más ligero análisis porque el auditor lo han propuesto y lo pagan ustedes'. Asimismo, han denunciado que el auditorio principal había sido ocupado por trabajadores de Bankia antes de que se diese acceso a los accionistas.

También han intervenido algunos empleados y exempleados de la entidad; uno de ellos ha pedido 'perdón a cientos de clientes' a quienes vendió participaciones preferentes y acciones subordinadas, motivo por el cual se considera 'colaborador necesario en la mayor estafa que ha habido en España en los últimos años'

Más noticias en Política y Sociedad