Público
Público

El Tercer Mundo confía en las fotos de Fazal Sheikh

El artista americano presenta su primera retrosprectiva mundial en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El fotógrafo Fazal Sheikh (Nueva York, 1965) inauguró ayer su primera retrospectiva a nivel mundial en las salas Castellana de la Fundación Mapfre, que alberga más de 150 imágenes documentales captadas en analógico.

Sheikh encontró su vocación buscándose a sí mismo: 'Hice mis primeros trabajos movido por la curiosidad de indagar en mis raíces', comenta en alusión a sus series fotográficas en Kenia, de donde es originario su padre, y Afganistán, de donde lo era su abuelo. Criado en un contexto que él mismo considera 'privilegiado' estudió en Princeton su primera expedición a África le supuso un cargo de conciencia del que ya se ha desprendido.

'Llegó un punto en el que pensé que ya no tenía sentido sentirme culpable, sino que debía utilizarlo a mi favor', recuerda el artista, que en 2005 fue reconocido con el Premio Internacional Henri Cartier-Bresson.

A pesar de que Sheikh es casi un perfecto desconocido en España, su trayectoria profesional es una de las más celebradas en el mundo anglosajón, con exposiciones en la Tate Modern de Londres y el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.

Prejuicios abajo

Una vez resuelta la deuda con su pasado, la producción de Sheikh surgió de un malestar personal. 'Me molestaba la simplificación con la que los medios de comunicación plasmaban conflictos de gran complejidad', explica. Así que sus series dedicadas a India y Brasil pueden leerse como un intento por 'reconsiderar las ideas preconcebidas'.

La exposición en Fundación Mapfre evidencia la adquisición del oficio por parte de Sheikh, que ha evolucionado progresivamente hacia un primerísimo plano que a veces tiene como protagonista el rostro y otras las manos de los retratados. Eso sí, insiste en excluir el color: 'Tal vez porque no quiere distraerse de la esencia', apunta Carlos Gollonet, comisario de la muestra.

Más noticias en Política y Sociedad