Público
Público

El terrorista más buscado del Sudeste Asiático continúa en libertad

EFE

La Policía de Indonesia confirmó hoy que el terrorista más buscado del Sudeste Asiático, Noordin Mohamed Top, continúa en libertad, al reconocer que el cadáver del presunto islamista abatido el pasado sábado no es el del líder integrista.

El jefe de la unidad de identificación del cuerpo, Eddy Saparwoko, aseguró en conferencia de prensa que su equipo ha cotejado las muestras de ADN extraídas del cadáver con las de varios familiares de Top y que no son compatibles.

"Comparamos el ADN (del presunto terrorista fallecido) con el de (el hijo de Top) Johor, pero no coinciden", explicó por su parte el portavoz de la Policía, Nanan Soekarna.

Las fuerzas de seguridad indonesias ahora creen que el malasio logró escapar por poco del cerco policial del pasado sábado, pero continúa en el país.

Soekarna indicó que la Policía asume que Top "seguirá haciendo lo mismo": planear atentados terroristas contra personas y bienes de origen extranjero y, especialmente, estadounidenses y australianos.

El anuncio oficial puso fin a una polémica de cinco días en la que, gradualmente, se ha pasado del triunfalismo unánime de haber acabado con el "cerebro" de casi todos los sangrientos atentados perpetrados en Indonesia en la última década, a la evidencia de que el terrorista sigue vivo.

Desde hace dos días, varios expertos pusieron en duda que Top hubiera sido abatido durante la redada del fin de semana, tras estudiar varios retratos del fallecido y el análisis preliminar de las huellas dactilares.

La enésima fuga del malasio supone un varapalo para la Policía de Indonesia, que sigue amenazada por el terrorismo islamista.

Top está considerado el líder de una facción radical que se escindió en 2006 de la Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

Según el FBI estadounidense, el terrorista es un consumado experto en explosivos y habitualmente recluta a nuevos combatientes para su causa: establecer por la fuerza un nuevo califato islámico en Indonesia, Malasia, Singapur y el sur de Filipinas y Tailandia.

Éste es el objetivo fundacional de la Yemaa Islamiya, constituida oficialmente en 1995.

Según la Policía indonesia, fue el "cerebro" del doble atentado suicida del pasado julio contra dos hoteles de lujo de Yakarta, en los que murieron nueve personas, y de los ataques más sangrientos cometidos en el país a principios de la década.

La mayor matanza ocurrió en octubre de 2002 en la turística isla de Bali y causó 202 víctimas mortales, entre ellas 88 australianos, aunque en este caso fuentes de la lucha antiterrorista señalan que Top no fue el principal organizador.

También se le responsabiliza del primer atentado con explosivos contra el hotel Marriot de la capital en 2003, que causó doce muertos, y un coche bomba que estalló un año después frente a la Embajada de Australia y produjo otros once fallecidos.

Su caída hubiese resultado un duro golpe para la estructura militar y financiera del terrorismo islamista en la nación de mayor población musulmana del mundo, según los expertos.

No obstante, la Policía de Indonesia destacó que el fallecido, un tal Ibrahim o Ibrohim, estaba huido y acusado de haber colaborado con los suicidas de Yakarta.

El supuesto islamista abatido trabajaba como florista en los hoteles Marriott y Ritz-Carlton, y los investigadores creen que facilitó información clave a los terroristas e introdujo explosivos en ambos establecimientos.

Los primeros rumores sobre la posible muerte de Noordin Mohamed Top comenzaron a sucederse el sábado por la mañana, después de una espectacular y muy violenta operación antiterrorista en el centro de la isla de Java.

Operativos especiales cercaron durante 18 horas una casa de campo y libraron intensos tiroteos con sus ocupantes, presuntos terroristas entre los que se creía que estaba el líder islamista, hasta que uno fue abatido y los demás reducidos.

Aunque desde el sábado los medios indonesios dieron por segura la muerte de Top, la Policía nunca lo confirmó e insistió en esperar a los resultados de las pruebas de ADN.

Más noticias de Política y Sociedad