Público
Público

Los Tigres Tamiles aseguran que su líder está "vivo y seguro"

El jefe de relaciones internacionales de la organización acusa al gobierno de Sri Lanka de 'hacer reivindicaciones no verficadas'

PÚBLICO.ES/EFE

La guerrilla tamil (LTTE) ha asegurado que su líder supremo, Vellupillai Prabhakaran, se encuentra 'vivo y seguro', a pesar de que el Ejército de Sri Lanka lo dio este lunes por muerto en el último combate que desembocó en la aniquilación del grupo.

'El Gobierno de Sri Lanka hace reivindicaciones no verificadas. Sólo puedo decir que nuestro líder nacional está vivo y bien', dijo en una entrevista al portal Tamilnet -afín a la guerrilla-, el jefe de relaciones internacionales de la organización, S. Pathmanathan.

'Continuará liderando la búsqueda de la dignidad y la libertad para el pueblo tamil', ha añadido Pathmanathan, quien reside fuera del país.

Pathmanathan ha asegurado que la información sobre la muerte del líder supremo de la guerrilla responde a un intento del Gobierno para 'regodearse' antes de la intervención en el Parlamento del presidente ceilanés, Mahinda Rajapaksa.

Varias fuentes oficiales y militares de Sri Lanka aseguraron este lunes que 'todos' los líderes del LTTE (Tigres para la Liberación de la Patria Tamil) habían muerto en los últimos combates contra el Ejército, que dijo haber recuperado 352 cadáveres.

La recogida de cadáveres tuvo lugar este lunes por la tarde después del último intento del LTTE para romper el cerco militar, que según las tropas desembocó en la aniquilación de sus últimos combatientes.

El Ejército publicó anoche una lista con 18 nombres de líderes guerrilleros donde destacaba la ausencia de Prabhakaran, aunque las tropas reiteraron su 'fuerte creencia' de que el líder murió el lunes en combate mientras prosigue el proceso de identificación.

Entre los cadáveres identificados hasta el momento se encuentran los del número dos de la organización, Pottu Amman; su líder militar, Bhanu; su jefe político, B. Nadesan, y Charles Anthony, el hijo del máximo dirigente rebelde.

Pathamanathan ha acusado a las tropas de haber cometido un 'crimen contra la Humanidad' por los 'asesinatos' del líder político B. Nadesan y del jefe de la secretaría de paz de la guerrilla (LTTEPS), S. Puleedevan, que, desarmados, intentaban negociar con las tropas.

'Lo que ocurrió el lunes fue una masacre bien planeada de varios oficiales civiles desarmados del LTTE con el propósito de aniquilar su estructura política', ha destacado el portal, que apuntó a una 'alta figura de Defensa' como responsable.

El presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, se ha felicitado por haber destruido 'completamente' a la guerrilla tamil (LTTE) y ha abogado por la integración de la minoría tamil en Sri Lanka una vez terminada la guerra.

'Nuestro objetivo era proteger a los tamiles de las garras del LTTE. Para proteger a los civiles tamiles inocentes nuestros soldados sacrificaron sus vidas', dijo Rajapaksa en el Parlamento entre aplausos de los diputados.

'La victoria que hemos alcanzado derrotando al LTTE es la victoria de nuestro país, nuestra patria. Proteger a la población tamil es mi responsabilidad y mi deber', ha añadido.

El presidente ceilanés ha iniciado su discurso en tamil y ha obviado cualquier referencia al líder supremo de los Tigres tamiles, Vellupillai Prabhakaran, pese a la reacción de la guerrilla de desmentir su muerte.

Rajapaksa ha recordado que la guerrilla es la autora de magnicidios como el del ex primer ministro indio, Rajiv Gandhi y el ex presidente ceilanés Ranasinghe Premadasa, y la ha calificado como una 'las mayores organizaciones terroristas' en el mundo.

'Tenían su propia administración, estaciones de policía y tribunales. Usaban tanto dinero que todavía hay que contarlo... Nuestras tropas lograron derrotarlos (...) Hemos fijado un ejemplo para todo el mundo', ha dicho Rajapaksa.

El Ejército ceilanés logró dominar este lunes la última bolsa de resistencia guerrillera en el transcurso de un intento desesperado de los rebeldes para romper el cerco en el que se encontraban, y que dejó 352 muertos entre los Tigres tamiles.

La ofensiva del Ejército en los últimos meses ha causado unos 265.000 desplazados que el Gobierno ha confinado en campamentos de los que, según denuncian las organizaciones de ayuda, no tienen permiso para salir.

Más noticias