Público
Público

Trabajadores con apnea tomarían más licencias por enfermedad

Reuters

Las personas que padecenapnea del sueño correrían más riesgo de tomarse licencias porenfermedad más prolongadas en el trabajo, según sugirió unnuevo estudio.

La apnea obstructiva del sueño (AOS) se produce cuando lostejidos blandos de la parte posterior de la garganta colapsantemporalmente mientras la persona duerme, lo que generainterrupciones breves y reiteradas en la respiración.

Los síntomas más importantes son los ronquidos fuertes y lasomnolencia diurna, que a la vez produciría irritabilidad,problemas para pensar con claridad y para concentrarse oaumento del riesgo de accidentes de tránsito.

No obstante, se desconocía cuánto puede interferir la AOSen la capacidad laboral de una persona. Pero el nuevo estudio,publicado en European Respiratory Journal, sugiere que eldesorden puede hacer mucho daño en lo que respecta al trabajo.

Investigadores noruegos hallaron que de más de 7.000trabajadores seguidos durante cuatro años, aquellos consíntomas de AOS eran casi dos tercios más propensos a tomarseuna licencia por enfermedad de más de ocho semanas.

También eran dos veces más proclives a tener discapacidadlaboral permanente.

Los participantes tenían entre 40 y 45 años al comienzo dela investigación y tenían diversos trabajos, eran desdeprofesionales hasta comerciantes o granjeros. Al inicio delestudio, todos completaron cuestionarios estándar sobre lossíntomas de la apnea.

El equipo, dirigido por el doctor Borge Sivertsen, de laUniversidad de Bergen, reveló que los empleados con síntomas deAOS eran más propensos a necesitar licencias prolongadas opadecer discapacidad laboral, aún luego de que se tuvieron encuenta otros factores de riesgo, como el estilo de vida u otrascondiciones médicas.

Entre los síntomas de AOS, la somnolencia diurna fue la másrelacionada con las licencias por enfermedad y la discapacidadlaboral, indicaron los autores.

En conjunto, los resultados sugieren que la AOS en síaumenta el riesgo de tomar licencias prolongadas porenfermedad, según el equipo de Sivertsen.

Los hallazgos también destacaron la evidencia de que la AOSpuede tener "consecuencias graves tanto a nivel social comopersonal", añadieron los autores.

El diagnóstico temprano y un mejor tratamiento del desordenpodrían ayudar a disminuir los costos sociales y económicosobservados en el estudio, dijo Sivertsen en un comunicado.

"En cuanto un paciente se queja de dormir mal, los médicosdeberían buscar otros síntomas de (apnea) del sueño, comoronquidos, pausas en la respiración y somnolencia diurna",agregó.

A partir de allí, si es necesario, los pacientes pueden serderivados para realizarse pruebas especializadas enlaboratorios del sueño.

FUENTE: European Respiratory Journal, diciembre del 2008

Más noticias