Público
Público

Tres ‘match ball’ para el Tau

Tau derrota al Barcelona (74-78) y se sitúa 2-0

NOELIA ROMÁN

A sólo un pasito de conquistar su segunda ACB, se colocó ayer el Tau, que prepara ya los festejos al calor de su público. No parece que el Barcelona se lo vaya a impedir. Contando con el factor cancha e incluso con cierto favoritismo, los azulgrana han encajado un 2-0 en la serie que necesitará de un milagro o una gesta épica para regresar al Palau. Son los de Spahija un equipo con tantos recursos que, cuando se le ataca por una vía -el Barça probó ayer de frenar a Splitter-, encuentra una alternativa igual de solvente. A veces es Rakocevic, otras Mickeal, en ocasiones Teletovic y, la mayoría, una labor de conjunto mucho más completa que la del Barça, siempre un paso por detrás. Rozó el empate con los dedos (72-74), pero, cuando debía definir, siempre se arrugó.

Han perdido fuelle y frescura los azulgrana, como si haber llegado hasta donde nadie les imaginaba fuese premio suficiente, después de haberse asegurado su participación en la próxima Euroliga. Y así, el equipo que arrolló al Iurbentia y a la Penya ha dado paso a otro mucho más timorato y dubitativo, incluso carente de un punto de ambición. No pareció tenerla el Barça cuando el Tau saltó a la cancha dispuesto a irse a Vitoria a rematar un 2-0, impensable en el inicio de la serie. Pero el Barça ha perdido referentes ofensivos, ofuscado como están de nuevo Acker y Lakovic y cansado como parece Basile.

Funcionan los azulgrana a golpes de inspiración y su intensidad defensiva resulta insuficiente ante un equipo como el Tau, que maneja todos los palos incluso cuando Splitter no actúa de estilete, como ayer. A poco se puede aspirar cuando el bagaje de cinco largos minutos son apenas dos puntos -en el primer cuarto- o cuatro -en el segundo-, mientras el rival va llenando el cesto sin demasiado esfuerzo. Incluso cuando el Tau se contagia del desacierto y, lejos de rematar al rival, le concede vida. Eso sucedió ayer.
De modo que sin jugar mejor que en el primer partido, los azulgrana siempre encontraron un modo para responder a los arreones baskonistas. A veces fue Ilyasova, otras Basile, Pepe Sánchez en el tercer cuarto e, intermitentemente Grimau, que tiró de coraje para empujar al Barça a una remontada que nunca fue posible. No hubo mejor demostración que el final, cuando el Barça tuvo el triunfo a tiro y el Tau le remató. Falló Grimau dos tiros libres, no acertó Ilyasova con el triple ni Pepe Sánchez con su última decisión. Son los baskonistas más equipo y huelen a campeón.

Más noticias de Política y Sociedad