Público
Público

Trichet dice que los bancos no pueden ser adictos a la liquidez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sector financiero corre el riesgo de hacerse adicto al dinero barato y abundante de los bancos centrales, dijo el viernes el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, al recordar que esa liquidez se retirará cuando la situación se normalice.

Trichet también advirtió a los bancos que los contribuyentes no tolerarán que el sistema financiero vuelva a adoptar riesgos excesivos y a pagar generosas primas tras el enorme apoyo estatal para ayudar al sector a salir de la crisis.

"El tratamiento de urgencia y los medicamentos fuertes son necesarios algunas veces. Pero si su uso es prolongado, pueden llevar a la dependencia e incluso a la adicción", comentó en el Congreso Bancario Europeo celebrado en la ciudad alemana de Fráncfort.

"La administración de medicamentos debe detenerse si los pacientes pueden volver a ponerse en pie", agregó.

Trichet no dio ninguna pista sobre cómo retirará el BCE sus medidas de apoyo de liquidez, antes de una esperada decisión sobre la estrategia de salida que se trataría en el encuentro de política monetaria del 3 de diciembre.

"Como dije en nombre del Consejo de Gobierno, mirando hacia adelante, no todas nuestras medidas de liquidez serán necesarias con la misma extensión que en el pasado", afirmó, reiterando partes clave del comunicado de la última reunión de política monetaria del BCE.

"Por consiguiente, nos aseguraremos de que las medidas extraordinarias de liquidez adoptadas sean retiradas de una manera gradual y oportuna, y que la liquidez provista sea absorbida para contrarrestar de manera eficaz cualquier amenaza a la estabilidad de precios en el medio a largo plazo", agregó.

Trichet dijo que pese a los recientes acontecimientos "benignos" en el sector financiero, es demasiado pronto para declarar que la crisis ha terminado.

Los bancos deben concentrarse en apuntalar sus balances y sus posiciones de capital, y no usar las ganancias para pagar dividendos a los accionistas o subir los sueldos de los banqueros, comentó.

"Los 330 millones de ciudadanos de la zona euro seguramente no tolerarán una recaída en tomas excesivas de riesgos con el dinero del contribuyente. Por tanto, el sector financiero tiene que asegurar su futuro de una manera responsable y sostenible", puntualizó.

Más noticias en Política y Sociedad