Público
Público

Turismo Trabajar por propinas y en control remoto, la 'uberización' de los 'free tours'

Muchas ciudades turísticas cuentan con empresas que ofrecen visitas guiadas en las que se paga un precio libre y abierto en función del resultado de la experiencia. Lo que no significa que estos recorridos, que realizan guías autónomos, sean gratis.

Una guía turística, en uno de los grupos de visitas guiadas de 'free tour' que se organizan en Barcelona. - ORIOL DAVIU CASTILLA (Fotomovimiento)
Una guía turística, en uno de los grupos de visitas guiadas de 'free tour' que se organizan en Barcelona. - ORIOL DAVIU CASTILLA (Fotomovimiento)

"Un free tour es una visita guiada a precio libre. El principio es muy básico, un guía o una guía realiza una visita normalmente por el centro de una ciudad y al final el cliente paga lo que quiere". Quien habla es Cristina Báez, guía en Go Belgium Tours. Cristina y otras tres personas decidieron abrir una pequeña empresa en Bruselas, donde frecuentan la plaza central de la ciudad para ofrecer a pie de calle su free tour a los turistas. "Mucha gente se pregunta cómo es posible que pueda funcionar un servicio de este tipo. La explicación es que el guía o la guía no tiene ningún salario base, el único salario que tiene son las propinas que te ofrece la gente del tour.

El símbolo distintivo de estas visitas guiadas es un paraguas de color llamativo. "En la mayoría de empresas grandes la serigrafía del paraguas dice 'tours gratis' como traducción de free tours, cuando la traducción correcta de free es libre, no gratis", explica Cristina, que critica que muchas empresas usan este concepto en sus webs para atraer a más turistas. "Esto nos acaba repercutiendo en forma muy directa. Hay mucha gente que viene y te pregunta, «¿esto es el tour gratis?», y le dices «no, es a precio libre», y te dicen «si pone gratis, pone gratis». Y en realidad tiene razón porque están en su pleno derecho de no pagar".

En los últimos años este modelo de visitas turísticas se ha hecho más visible en distintas ciudades de Europa, sacando a la luz cuestiones respecto de su calidad y condiciones laborales. "Desde 2015 aproximadamente comenzamos a ver aparecer en Barcelona paraguas de colores diferentes, y es a partir de hace dos años que, de repente, nos encontramos con nueve paraguas distintos", explica Agnès Rodríguez, Presidenta de AGUICAT, una de las asociaciones de guías oficiales de Catalunya. La asociación se queja de la poca regulación normativa del sector. La Generalitat de Catalunya tiene pendiente aprobar un decreto sobre guiaje turístico en los próximos meses, pero las complicaciones para regular este trabajo están en una normativa europea, la Directiva Bolkestein, que liberalizó el sector turístico, entre otros.

Control remoto del trabajo: fotografías y dispositivos online

Gerard es uno de los guías que junto a Cristina crearon Go Belgium. Sucedió después de que le "desconectaran" (como se dice en el argot de la economía de plataforma) de su anterior empresa. "A mí me echaron. Técnicamente no pueden echarte porque eres autónomo, entonces simplemente me dejaron de llamar". Como en el caso anterior, la mayoría de empresas operan bajo esta lógica de colaboración con guías autónomos. Los tours se asignan según la disponibilidad de los guías en un calendario. Hasta aquí, todo dentro de la normalidad. No obstante, la denuncia de Cristina a esa misma empresa ante la Comisión Administrativa de Reglamentación del Trabajo belga evidenció otras situaciones propias del falso autónomo y de la economía de plataforma: la jerarquía y el control remoto del trabajo.

Una empresa de 'free tour' controlaba los movimientos de sus guías a través de una 'webcam'

«Ahora para el tour de las 10:45 poneos por favor, como ya hemos dicho mil veces, una persona a cada lado de Hispano tours». Fue uno de los whatsapps que Cristina recibió de Buendía Tours mientras esperaba en la plaza principal de la ciudad a la llegada de su grupo de turistas. "En la Grand Place hay una cámara de la Oficina de Turismo de Bruselas", explica la guía. "Es un dispositivo online que con el que cualquiera puede ver lo que pasa en la plaza; esta empresa de free tours la usaba para vigilar a qué hora llegaba el guía, si el guía estaba haciendo su trabajo, si estaba hablando con otro compañero en vez de estar captando clientes, en qué parte de la plaza se encontraba, etc".

Esa conversación de Whatsapp fue uno de los elementos que la Comisión Administrativa de Reglamentación del Trabajo belga –órgano dependiente de la Seguridad Social– usó para determinar su relación laboral. El informe concluyó que tal relación "contradecía la calificación de trabajo independiente" y que "se debía considerar como una relación de trabajo asalariada". "El propio Manual del buen guía en esa empresa era divertido porque era un poco, punto a punto, cómo ser un falso autónomo", explica Cristina. "Entonces cogían y decían que solo podías tener exclusividad con Buendía Tours y no podías trabajar para otra empresa, que debías llevar siempre todos los elementos del uniforme o que debías pasar por equis sitios de un recorrido marcado".

Las plazas céntricas de las ciudades turísticas suelen ser los puntos de encuentro de los grupos que realizan visitas guiadas con los 'free tour'. - ORIOL DAVIU CASTILLA (Fotomovimiento)

Una situación similar vivió Héctor en 4 Lines Tours, empresa bajo la que operaba Strawberry Tours en Barcelona hasta enero de 2020. "La relación que yo tenía con esta empresa, la colaboración como la llamaban ellos, exigía también que no trabajara para otras", recuerda el extrabajador. Ejerció como guía de free tour casi dos años, primero bajo un paraguas amarillo y después bajo el de una fresa. En ambas ocasiones una parte de lo obtenido con las propinas debía pagarse a la empresa en concepto de gastos de márketing. "Ellos se negaban a considerarse nuestros empleadores, por eso nunca firmamos un contrato. Decían que era una empresa de márketing que se encargaba de captar a clientes. Aunque luego también es cierto que te organizaban horarios y te daban toda una parafernalia corporativa que tenías que usar obligatoriamente".

Los guías hacen una foto al grupo de turistas para certificar ante su empresa el número de participantes de la visita

Las empresas de free tours acostumbran a cobrar a sus guías colaboradores entre 2 y 3 euros por cada turista. Debido a la variabilidad de las propinas y que los turistas pagan al guía o la guía en metálico, las operadoras desconocen el dinero que va a reportar cada tour. Esta situación las obliga a inventarse métodos para controlar la cantidad de dinero que perciben sus colaboradores. Uno de estos métodos es mediante una fotografía que luego cuelgan en redes sociales. "Te decían que recogieras los correos electrónicos de los visitantes y que, con ellos, luego mandarían una foto de recuerdo. En realidad suponía un instrumento de control para saber el número exacto de gente que había acudido al tour y los porcentajes que teníamos que pagarles".

Los paraguas de colores llamativos identifican a las empresas que realizan 'free tour'. - ORIOL DAVIU CASTILLA (Fotomovimiento)

En el caso de la operadora de Strawberry Tours en Barcelona, a este método de control se le sumaba una aplicación llamada Parim que geolocalizaba dónde se ubicaban sus guías colaboradores en el momento de iniciar el tour. Mediante esta aplicación para móvil, el coordinador les pedía que fichasen a la hora de inicio de trabajo. En ese momento el coordinador podía acceder al paradero de la persona que iba a llevar la visita turística y controlar si había llegado al punto de trabajo a la hora pactada.

"Los contratos empresa-autónomo son contratos que deberían de gozar de una relación de igual a igual", explica Alejandro García, abogado laboralista en LAIE Advocats. "Si tú estás dirigida o supervisada por otra empresa, o tú no puedes negociar el precio de tu servicio y simplemente estás a expensas de lo que marca la empresa, eso te dice estar en una relación desigual, en una relación empresario-trabajador".

Dos caras de la flexibilidad

Moisés es uno de los guías que ven con buenos ojos este modelo de negocio. "Al ser un trabajo que varía bastante, que algunas veces sales con un grupo y otras veces no, siempre hay mucha flexibilidad. Yo al ser autónomo pues puedo diversificar así mis ingresos y mi tiempo, esa sería una de las facilidades que tenemos". Moisés es coordinador de una pequeña empresa de tours en Barcelona y está haciendo un máster en gestión turística. Las lógicas acostumbran a ser un poco diferentes cuando se trata de una empresa local y pequeña como ésta. Lo vemos en algunos detalles. Evita serigrafiar 'tour gratis' en los paraguas consciente de que la traducción al español es a precio libre. Moisés explica también que "establecen un mínimo de tres personas para que se haga el tour, porque menos de tres tiene riesgo, ya que no sabes cuanto te va a dejar una persona". En otras empresas los guías tienen la obligación de hacer el recorrido aunque solo haya aparecido un turista.

A veces se establece un mínino de participantes para que el recorrido pueda salir rentable al guía turístico

La otra cara de la flexibilidad la sufrió Marcos (nombre ficticio), que vivió cómo su relación laboral prácticamente finalizó debido a un comentario en TripAdvisor pese a tener más de tres años de experiencia como guía. "Recibí un par de comentarios negativos en TripAdvisor diciendo que había hablado demasiado sobre historia y el tour les había parecido aburrido. Pasé de salir cinco veces a la semana a que me ofrecieran tours muy puntualmente", relata el guía, añadiendo que "alguien que prefiere escuchar chistes sobre Messi puede dejarte sin trabajo".

A la cabeza de la economía de plataforma en Europa

España es el tercer país de Europa con más personas trabajando o buscando un empleo a través de plataformas. Lo descubrió en julio pasado un estudio de la Fundación Europea para los Estudios Progresistas (FEPS) llamado La plataformización del trabajo en Europa. Un 17% de la población activa trabaja o busca empleo una vez por semana en plataformas. A lo largo de tres años han estudiado la importancia de estos empleos en las economías europeas. "Los países con las mayores proporciones de población que buscan trabajo en plataformas son Chequia, Eslovenia, España y Estonia". El informe concluye, que "la explicación más probable para estos altos niveles de trabajo en el centro, este y sur de Europa parece ser la pobreza".

En marzo de 2019 la Red Europea contra la Pobreza y la Exclusión social (EAPN) alertaba de que "más del 30% de las persona empobrecidas en España tienen empleo, con lo cual, lo de tener empleo y salir de la pobreza se produce en determinadas ocasiones". Los trabajos en plataformas se han convertido en empleos dónde ganar un complemento extra, como apunta el informe de la FEPS. "En la mayoría de los países, más de nueve de cada diez, los trabajadores de plataforma lo combinan con otras fuentes de ingreso, y la proporción de trabajadores de plataforma a tiempo completo nunca excede el 12% del total".

Para la mayoría de los guías 'free tour', esta  es su única actividad económica 

Aunque esta sería la tendencia en el sector, Cristina, de Go Belgium, contradice este relato en el caso de los free tours. "Se vende efectivamente como una manera en la que un estudiante simpático y apasionado te enseña su ciudad porque le apetece y además así se saca un dinero extra, cuando la mayoría de guías de free tours que conozco su única actividad económica y por lo tanto su principal sustento es el free tour".

Héctor añade que el motivo principal por el que muchos guías trabajan en este modelo es fruto de las pocas expectativas y salidas laborales. "Mucha gente joven, muchos precarios, venimos de la crisis. Venimos de pasar temporadas en las que conseguir un trabajo era difícil. De esa filosofía de «al menos tienes un trabajo, confórmate»". Como él, muchos son graduados en historia, humanidades, o artes. El exguía explica que la dificultad para encontrar salidas laborales relacionadas con sus estudios les obliga a convertir este trabajo, en un inicio temporal, en algo permanente. "Al final es fácil caer en todas estas dinámicas, ¿no? De «por lo menos puedo trabajar para esto, por lo menos puedo escoger ciertos días en los que trabajo, ¿no?». Me dan esta flexibilidad. Pero la mayoría intentan vender esta flexibilidad como una solución laboral precarizando los derechos de los guías".

-----

* Los testimonios de este reportaje forman parte del documental Free tours, trabajar por propinas, que ha producido el Observatori del Deute en la Globalització junto con Fotomovimiento.