Público
Público

La UE avanza hacia una normativa común sobre asilo

Reuters

Todos los países de la Unión Europea deberían procesar las solicitudes de asilo en un plazo de seis meses, indicó el miércoles la Comisión Europea, armonizando aún más la normativa sobre el tratamiento de refugiados.

La Comisión Europea dijo que sus propuestas daban unas guías claras para decidir las solicitudes de asilo y los procesos a seguir para evitar un tratamiento desigual en los Veintisiete.

"Los que soliciten asilo deberían tener la posibilidad de ser aceptados y rechazados en todos los países de la UE", dijo el comisario de Justicia y Seguridad, Jacques Barrot, en rueda de prensa.

El asilo y la inmigración es un asunto muy sensible en muchos países, como Italia, y Grecia, que dicen que no pueden lidiar con cientos de miles de personas que llevan como inmigrantes ilegales potenciales, a menudo en desvencijadas embarcaciones.

El plazo del proceso de asilo varía desde algunas semanas en algunos países a un año en otros. Los grupos de derechos humanos dicen que algunos países aceptan el 80 por ciento de las peticiones de asilo de Irak, mientras que otros no dan el visto bueno a casi ninguna.

La propuesta de la Comisión será analizada y posiblemente, enmendada por los gobiernos de cada país y el Parlamento Europeo antes de que se convierta en ley.

La normativa daría a los países de la UE tres años para adaptarse al requisito de examinar las peticiones de asilo en un plazo de seis meses.

Las nuevas medidas obligarían a las autoridades a indicar claramente a las personas sus derechos cuando lleguen a un país en el que quieren pedir asilo, entre ellos a los inmigrantes que tratan de acceder a la UE en barcos desde África.

"A esas personas que llegan en barcos se les informará de sus derechos", dijo Barrot.

Los grupos de derechos humanos dijeron que las propuestas no garantizaban un examen justo de las peticiones. La legislación continuará permitiendo a los estados negar procesos de asilo adecuados a personas que han llegado de un país considerado seguro, dijeron los grupos.

"Cerrar la puerta a los refugiados sin considerar sus necesidades de protección individual pone en peligro sus vidas", dijo Bjarte Vandvik, jefe del Consejo Europeo de Refugiados y Exiliados.

Los grupos de derechos y algunos políticos han criticado a Italia por devolver automáticamente un barco con inmigrantes a Libia sin comprobar si alguno de ellos tenía una petición de asilo legítima.

Italia y Grecia se quejan de que soportan una carga desproporcionadamente pesada por la inmigración ilegal y que otros países de la UE no hacen lo suficiente para ayudarles.

Más noticias de Política y Sociedad