Público
Público

La UE extenderá sus sanciones contra el régimen libio al sector energético

EFE

Los países de la Unión Europea (UE) extenderán en los próximos días al sector energético sus sanciones contra el régimen libio de Muamar al Gadafi para adaptarlas al nuevo marco fijado por el Consejo de Seguridad de la ONU, según informaron hoy diversas fuentes comunitarias.

Entre las nuevas medidas destaca la congelación de los activos de la compañía estatal petrolera libia y sus filiales, una acción que hasta ahora había sido bloqueada por algunos países, especialmente Italia, según fuentes diplomáticas.

El objetivo sería incluir las empresas de petróleo y gas en el régimen de sanciones.

Otra fuente detalló que el Reino Unido ha propuesto una moratoria de sesenta días en la compra de crudo y gas a Libia.

Una tercera fuente diplomática indicó que "parece haber un consenso" en la necesidad de incrementar la presión sobre el sector energético libio, una de las principales fuentes de ingresos del país, a pesar de las reticencias de algunas empresas europeas del sector.

"Los países que pudiesen tener reservas deben ahora adaptarse a la resolución de la ONU, que es de aplicación inmediata", subrayó hoy un destacado diplomático europeo.

La intención de los Veintisiete es avanzar rápidamente hacia una decisión política, que permita la aplicación efectiva de las nuevas sanciones a lo largo de la próxima semana con su publicación en Diario Oficial de la Unión.

La UE también adaptará a petición de las Naciones Unidas sus sanciones contra miembros del régimen, ampliando la lista de personas a las que se prohíbe viajar a Europa y a las que se congelan sus activos.

A partir de ahora, afectarán a "casi todas las principales autoridades libias y miembros del gobierno", según indicó una fuente europea, e irán por tanto más allá de la primera tanda de sanciones internacionales centrada en el círculo más próximo a Gadafi.

Además, se reforzarán las medidas para hacer respetar el embargo de armas impuesto a Libia por la ONU.

En ese sentido no se descarta un bloqueo naval para evitar la entrada de armamento en el país, aunque fuentes comunitarias admitieron que los recursos navales de la Unión son reducidos frente a los que tienen otras organizaciones como la OTAN.

La Unión Europea estudiará las decisiones de la Alianza Atlántica antes de proceder con ninguna acción en Libia, precisaron las fuentes.

En estos momentos, subrayaron, aunque "todas las opciones" de intervención están abiertas, la UE prima el apartado humanitario, dentro del que podría centrarse en asistir a los refugiados que huyen de Libia o proveer de ayuda a la población de las zonas más conflictivas como Bengasi.

También en aplicación de lo acordado anoche por el Consejo de Seguridad de la ONU, la agencia europea de control aéreo (Eurocontrol) informó hoy de que se han prohibido todos los vuelos comerciales hacia Libia.

Según fuentes de la UE, una de los objetivos de esa medida es dificultar la llegada de mercenarios procedentes de otros países africanos para apoyar a las fuerzas de Gadafi.

Más noticias de Política y Sociedad