Público
Público

La UE se prepara para acoger presos de Guantánamo

Los 27 firman este jueves un acuerdo de mínimos que deja la decisión final en manos de cada país

DANIEL BASTEIRO

Dos meses después de que Barack Obama pidiera a la Unión Europea que acogiese a presos de Guantánamo, los ministros de Interior de los 27 responderán este jueves afirmativamente. La UE tiene previsto pactar un acuerdo de mínimos que permitirá a los países que quieran acoger en suelo europeo a presos sin cargos.

El Consejo Europeo, donde se sientan los gobiernos nacionales, acordará previsiblemente un sistema de intercambio de información entre los estados miembros que incluirá los planes de acogida de cada país, la identidad de cada preso y los detalles de los que actualmente dispone EEUU.

En la práctica, el acuerdo respalda y acelera las “negociaciones informales” que hasta ahora “ya mantenía la Administración Obama con algunos estados miembros”, según aseguraron ayer fuentes diplomáticas francesas.

Varios países, entre ellos España, Francia, Irlanda, Portugal y Bélgica, quieren acoger presos, siempre que se negocie caso por caso y que los afectados no tengan ninguna causa pendiente con la Justicia estadounidense. Además, sólo aceptarán a ciudadanos cuya vida correría peligro en sus países de origen, como China o Yemen, y que hayan pedido a EEUU olvidar en Europa la pesadilla de Guantánamo.

Italia, Austria, Alemania o República Checa, que preside la UE, han anunciado que no acogerán presos por considerar el cierre de Guantánamo un problema de los EEUU y han expresado además sus dudas acerca de la generosidad de los países más dispuestos.

El borrador de las conclusiones, visto este miércoles por Público, asegura que los 27 están “deseosos de contribuir” y acoger ex detenidos con el fin de conseguir “una cooperación transatlántica más estrecha con EEUU, basada en valores comunes y el respeto a los derechos de las personas”, en referencia a los presos. “En realidad, se trata de ciudadanos libres”, explican fuentes comunitarias, cuya jerga los califica como “ex detenidos aptos para la liberación”.

El acuerdo no esconde la multitud de preguntas a las que los países de acogida y EEUU tendrán que dar respuesta durante las negociaciones bilaterales. La más acuciante es el número y la identidad de los detenidos. Aunque en un principio se especuló con cifras que se acercaban al centenar, fuentes comunitarias hablan ahora de “30 o 40” presos sin cargos.

El estatus de los presos en el país de acogida o una posible compensación económica por parte de EEUU son asuntos a los que la UE tampoco dará respuesta de forma conjunta. Igualmente, cada Gobierno tendrá que decidir sobre las restricciones a la libertad de movimiento dentro del país o de la zona Schengen.

El acuerdo de este jueves, de carácter técnico y de seguridad, tendrá que ser ratificado el 15 de junio por los ministros de Exteriores, a quienes corresponde fraguar las bases de un acuerdo más amplio con EEUU. Según fuentes diplomáticas, la UE pretende que Obama firme una declaración conjunta con los líderes de la UE que reafirme el respeto a los derechos humanos y entierre la filosofía de la “guerra contra el terrorismo” iniciada por su antecesor, George Bush. La UE pretende seducir a EEUU con las bondades de su estrategia.

Más noticias de Política y Sociedad