Público
Público

La UEFA da barra libre al uso de corticoides

Un vocal de la Comisión del fútbol considera que es "un paso atrás"

IGNACIO ROMO

La UEFA no da abasto. En materia de dopaje, el ente que dirige el fútbol europeo ha retrocedido a la hora de controlar un grupo de sustancias restringidas: los corticoides. El organismo europeo ha informado a los clubes de que ya no es necesario disponer de aprobación previa para instaurar tratamientos con corticoides a sus jugadores. Donde antes se exigía una autorización preliminar, ahora ya se pueden utilizar estas sustancias sin permiso y sin límite. La razón es muy simple: la UEFA ha admitido que no tiene capacidad para responder al elevado número de solicitudes que recibía de los clubes.

Los corticoides son medicamentos antiinflamatorios de gran potencia. Están prohibidos por la reglamentación de dopaje porque potencian el rendimiento físico al disminuir la inflamación muscular que aparece con los esfuerzos exigentes y limita el ritmo del deportista. Cortisona y prednisolona son algunos de los principios activos pertenecientes a este grupo que figuran en las listas de productos prohibidos.

A partir de ahora, bastará con que los clubes informen de que un futbolista está siendo tratado con corticoides para que, si aparece el fármaco en la orina del deportista, el caso quede anulado. Hasta ahora, se requería una autorización previa de la UEFA, sin la cual, se decretaba el positivo.

El profesor Alfonso Moreno, catedrático de farmacología y vocal de la Federación Española de Fútbol, es crítico con el cambio de la UEFA: "Supone un paso atrás en la lucha contra el dopaje en el fútbol". En opinión del doctor Moreno, "esta decisión supondrá un escalón menos de control, los corticoides quedarían libres. En mi opinión, sería conveniente realizar un muestreo posterior con el fin de examinar si se cometen excesos".

El caso Senna

En 2004 el centrocampista Marcos Senna fue sancionado por dopaje. El hispano-brasileño fue suspendido por haber dado positivo en el control antidopaje de un encuentro contra el Atlético, la vuelta de la final de la Intertoto, el 24 de agosto de 2004. El 1 de octubre, la UEFA comunicaba al Villarreal la existencia del positivo -con dos sustancias prohibidas- en la muestra A, que se repitió en la muestra B. Senna tuvo que quedarse sin jugar dos meses.

Las dos sustancias que se le detectaron a Senna fueron betametosona y metilprednisolona, dos corticoides que figuran en la lista de sustancias restringidas. Es decir, si el jugador o el club hubieran informado con anterioridad de su utilización y la UEFA las hubiera autorizado, no se habría incurrido en ningún tipo de infracción. La metilprednisolona es el principio activo de un medicamento como el Urbason y la betametasona se encuentra en la formulación del Celesemine. Senna alegó haberlas utilizado para combatir una alergia.

Los expertos en la lucha antidopaje se mantienen a la espera de que la UEFA evalúe si su nueva forma de actuar implica un cambio de los clubes en relación con los corticoides. Se teme un aumento de su utilización.

Más noticias de Política y Sociedad