Público
Público

La UNESCO votará hoy a la búlgara Bokova como su nueva secretaria general

EFE

Los 193 Estados miembros de la UNESCO votarán hoy a la candidata del Consejo Ejecutivo para regir el destino de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, la diplomática búlgara Irina Bokova.

El escrutinio se realizará con carácter secreto y comenzará a las 13.00 GMT.

La Conferencia General nunca ha rechazado al candidato previamente elegido por el Consejo Ejecutivo, que en la actualidad está integrado por 58 países miembros, de los que la mitad cambia cada dos años.

El orden del día de la Conferencia General de la UNESCO prevé que hacia las 14.45 GMT, tras la votación, el actual director general, el diplomático japonés Koichiro Matsuura, y la que mañana se convertirá en su sucesora casi con toda probabilidad, den una rueda de prensa conjunta

En efecto, se da por seguro que Irina Bukova, de 57 años y embajadora búlgara ante Francia y ante la UNESCO desde 2005, se convertirá en la primera mujer que toma las riendas de esta organización de las Naciones Unidas.

España, quinto mayor donante extrapresupuestario de la UNESCO, es uno de los muchos países que ya le felicitaron y ofrecieron "todo el apoyo que necesite", en particular para "impulsar la reforma interna" de la organización, según subrayó la semana pasada ante la Conferencia la secretaria de Estado española de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez Ramos.

La máxima representante española en este foro se reunió con la candidata del Consejo Ejecutivo y celebró con ella el hecho histórico de que fuese una mujer la elegida para el cargo.

No obstante, ha habido alguna voz disonante durante la Conferencia, que concluirá sus trabajos el próximo día 23 y que cada dos años reúne a todos los miembros de la UNESCO para elaborar su programa de acción y sus presupuestos -o cada cuatro, como ahora, para elegir, además, a su director general.

Libia, cuya aportación extrapresupuestaria es de unos 400 millones de dólares, en su mayor parte destinados a impulsar programas en su territorio o en su región, según la UNESCO, expresó el pasado día 9 su rechazo contra Bukova por el caso de "las enfermeras búlgaras".

Condenadas a muerte por haber infectado con el virus del sida a más de 400 niños, cinco enfermeras búlgaras y un médico palestino fueron liberados en 2007, tras ocho años de cárcel, gracias a intensas negociaciones europeas encabezadas por Francia, pero Trípoli mantiene que Sofía no cumplió los acuerdos firmados.

Razón por la que el ministro libio de Educación, Abdelkabir Alfakhery, amenazó con "congelar los programas de cooperación" con la UNESCO y retirarse del Consejo Ejecutivo, "y de los comités subsidiarios de la organización" a los que aspira, si Bukova salía mañana elegida.

Curiosamente, Trípoli no alzó, pues, la voz por lo ajustado de la elección de Bukova, que sólo logró la victoria en la última de las cinco rondas posibles, y por 31 votos frente a los 27 de su principal opositor, el ministro egipcio de Cultura desde hace veintidós años, Hosni Faruk.

Éste había sido único favorito hasta que el pasado mayo fueron divulgadas algunas de sus numerosas declaraciones de tintes antisemitas y ciertas actuaciones políticas.

Francia, en particular su presidente, Nicolás Sarkozy, apoyó hasta el último momento que le fue posible al polémico candidato egipcio, miembro del círculo de íntimos del presidente Hosni Mubarak.

Medios franceses, como el semanario "Le Nouvel Observateur" o el vespertino "Le Monde", aseguran que dentro de las transacciones bilaterales que se manejan en este tipo de elecciones, Sarkozy y su consejero Henri Guaino hicieron valer su inquebrantable apoyo a Faruk a fin de obtener los favores de Mubarak para con su proyecto de Unión por el Mediterráneo.

Informaron, asimismo, de que Guaino incluso editó y releyó con lupa las excusas publicadas por el candidato egipcio el pasado 28 de mayo, en un intento fallido de retener el puesto de favorito que se le escapaba de las manos.

Si por una u otra razón, por primera vez en la historia de la UNESCO, fundada en 1946, el candidato oficial fuese rechazado por el pleno de la Conferencia General, el Consejo Ejecutivo dispondría de 48 horas para elegir un nuevo candidato y proponerlo a los 193 Estados miembros.

Más noticias de Política y Sociedad