Público
Público

Uribe entrega información de primera mano sobre bases de EE.UU. en Colombia

EFE

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, inició hoy una gira por Suramérica para explicar de primera mano el acuerdo militar que negocia su país con EE.UU., y frenar así el malestar que el tema ha generado en la región.

El periplo responde a las críticas que ha recibido el Gobierno y a los pedidos de varios mandatarios de la región que exigen mayor claridad respecto al convenio que negocia con Estados Unidos para que ese país use hasta siete bases militares colombianas para la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.

Se trata de tres bases de la Fuerza Aérea: Malambo (norte), Palanquero (centro) y Apiay (este); dos del Ejército: en Tolemaida (centro) y Larandia (sur); y dos navales: Cartagena (norte, sobre el Atlántico) y Málaga (oeste, en el Pacífico), según lo confirmó hoy el comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia, Freddy Padilla.

Perú fue el país elegido por Uribe para iniciar el periplo, donde estuvo reunido por más de una hora con el mandatario de ese país, Alan García, quien en una improvisada rueda de prensa, elogió al presidente colombiano.

Uribe "vino para conversar de diversos temas de interés continental, y las circunstancias que presenta Colombia por desafortunados hechos que no debían ocurrir", dijo García.

"La historia reconocerá mucho y muy pronto lo mucho que ha hecho usted por Colombia y por todo el continente. (En Perú) siempre estaremos respaldando el trabajo fundamental que ha hecho usted", agregó García dirigiéndose a su homólogo colombiano.

Por su parte, Uribe, quien no se refirió al tema de las bases, expresó su gratitud al presidente peruano y dijo que con García pudo "mantener un diálogo bien importante".

El jefe de Estado colombiano continuó su recorrido y llegó esta noche a La Paz para entrevistarse con el mandatario boliviano, Evo Morales, quien lo recibió a las puertas del Palacio de Gobierno.

En la reunión, a puertas cerradas, el gobernante boliviano ratificará su rechazo a la instalación de bases militares extranjeras, según adelantó momentos antes de la llegada de Uribe, el ministro boliviano de Gobierno (Interior), Alfredo Rada.

La agenda de Uribe, quien viaja acompañado de su canciller, Jaime Bermúdez, continúa mañana en Chile, Paraguay y Argentina.

Ecuador, que la semana próxima acogerá la cumbre de presidentes de los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), a la que el presidente colombiano ya anunció que no acudirá, también se opone al acuerdo y dice que esa situación complica aún más las deterioradas relaciones con Bogotá.

El canciller ecuatoriano, Fander Falconí, opinó hoy que Uribe tiene derecho a explicar el acuerdo que negocia con EE.UU., pero para Ecuador "no existe ningún tipo de justificación" para el uso de bases militares colombianas por parte de militares estadounidenses.

Las relaciones con Ecuador están rotas desde marzo de 2008, después del bombardeo militar colombiano a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano.

A las voces de rechazo se unen las del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien ha señalado que el acuerdo es una "amenaza" para la estabilidad de su país y de la región.

Mientras, otros mandatarios como la chilena Michelle Bachelet y el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, también han expresado su preocupación al respecto y sugirieron que el tema debía ser abordado en la reunión del Consejo Suramericano de Defensa de la Unasur.

Por otro lado, el asesor del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el general retirado James Jones, garantizó que el convenio que se negocia no afectará las relaciones entre su país y Brasil.

"De ninguna manera interferirá en el progreso de nuestra amistad y cooperación (con Brasil) en cuestiones de interés mutuo y de seguridad", dijo Jones.

El asesor para Asuntos Internacionales de la Presidencia brasileña, Marco Aurelio García, quien ayer se reunió en Caracas con Chávez, afirmó que le transmitió a Jones la posición de Venezuela y que, en su opinión, "es hora de una acción más diplomática, para evitar una guerra mediática".

Además, expresó que el mandatario brasileño tratará de convencer a Uribe de que asista a la Cumbre de la Unasur, pues está convencido de que "sería muy positivo".

Altos mandos militares de Suramérica y EE.UU., quienes se encuentran reunidos en la ciudad colombiana de Cartagena (norte), aseguraron hoy que el acuerdo militar que negocian Bogotá y Washington respetará la soberanía de los países de la región y no supone ningún peligro para las naciones vecinas como Ecuador y Venezuela.

El jefe del Comando Sur de EE.UU., Douglas Fraser, señaló que el acuerdo busca compartir capacidades entre ambos países y que no aumentará el número de militares norteamericanos en territorio colombiano.

"Ya existen militares estadounidenses que están trabajando en colaboración, eso es muy abierto y es coordinado con el Congreso de Estados Unidos, ese tipo de coordinación va a permanecer", subrayó.

"Nadie distinto a los terroristas y a los narcotraficantes debe temer por este acuerdo transparente, respetuoso de soberanías, de los acuerdos internacionales y que busca simplemente fortalecer nuestra capacidad en la lucha contra ese flagelo global", dijo por su parte el general Padilla.

También, varios políticos colombianos aplaudieron la gira de Uribe y consideraron como muy conveniente que el mandatario sea quien explique directamente a los jefes de Estado los alcances del acuerdo en estudio.

"Me parece conveniente. Tenemos que tratar de convencer a los vecinos de que Colombia no tiene una intención agresiva", sostuvo el ex presidente César Gaviria (1990-1994).

Por otro lado, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) afirmó que EE.UU. prepara una "invasión" de Venezuela desde bases militares colombianas y llamó a las FARC a sumar fuerzas para impedirlo.

En una carta del Comando Central del ELN publicada hoy en la página de internet del grupo rebelde y dirigida al décimo frente de las FARC, que opera en el departamento colombiano de Arauca, la guerrilla rechaza el acuerdo en negociación para el uso de bases militares colombianas por fuerzas estadounidenses.

Más noticias de Política y Sociedad