Público
Público

Varios seísmos en el Pacífico causan el pánico

Reuters

Fuertes seísmos submarinos causaron el pánico el jueves en el sur del Pacífico y los isleños huyeron rápidamente a las zonas altas por temor a un segundo maremoto tsunami devastador en pocos días, pero el oleaje resultó ser leve e inofensivo.

El Centro de Advertencia de Tsunami del Pacífico emitió una alerta de tsunami para todo el sudoeste del océano Pacífico, que incluyó a islas turísticas y a Australia, Nueva Zelanda e Indonesia, después de que los seísmos sacudieran el fondo de los mares entre Vanuatu y las Islas Salomón.

Hawái y las Filipinas fueron colocadas bajo observación de tsunami.

El centro canceló sus advertencias después de que se registrara un tsunami con olas de apenas cuatro centímetros en Lunganville en la isla de Espíritu Santo en Vanuatu.

Pero, con los recuerdos todavía frescos del devastador tsunami que la semana pasada causó unos 150 muertos en Samoa Americana y en Samoa, muchos isleños entraron en pánico y se emitieron alertas de tsunami en cada nación.

"La gente estaba asustada y algunos corrieron desde edificios hacia las calles porque fue muy fuerte", contó Florence Cari, recepcionista del hotel Santo en Vanuatu, en conversación telefónica con Reuters.

Una reportera del diario Daily Post de Vanuatu dijo que la gente en la isla Espíritu Santo se fue corriendo hacia los terrenos más elevados. "Hemos tenido noticias niños estaban corriendo hacia las cimas", declaró.

Algunos habitantes en las vecinas islas de Salomón reportaron cambios en la marea.

"La gente en las áreas costeras ha notado una marea diferente. El hospital está en alerta", dijo a Reuters por teléfono un portavoz del hospital en la pequeña isla Nendo en el suroeste de las Salomón.

El centro de advertencia de tsunami con sede en Hawái emitió sus alertas tras dos seísmos submarinos, uno con magnitud 7,8 y el otro, de 7,3.

"Las lecturas del nivel del mar indican que fue generado un tsunami", dijo el centro. "El oleaje podría haber sido destructivo a lo largo de las costas cercanas al epicentro del sismo", agregó.

Las islas cercanas al epicentro son remotas y están escasamente habitadas, con dificultades de comunicación.

Minutos antes del sismo en el Pacífico, un movimiento telúrico de magnitud 6,7 sacudió el sudeste del archipiélago de Sulú en las Filipinas, que aún se está recuperando de un tifón que acabó con al menos 22 muertos.