Público
Público

De la Vega carga contra la pinza del PP y el PNV

El Gobierno minimiza su primera derrota en el Congreso

MIGUEL Á. MARFULL

El Gobierno minimiza la herida parlamentaria abierta esta semana en el Congreso al sufrir su primera derrota en la Cámara. La vicepresidenta primera del Ejecutivo restó relevancia a la votación perdida, la primera pieza que se cobra el nuevo tándem que conforman el PP y un PNV retirado del Gobierno vasco por los socialistas.

Fernández de la Vega cargó ayer contra esta pinza entre conservadores y nacionalistas al denunciar la actitud del PP "y sus nuevos aliados parlamentarios". La vicepresidenta se remontó al "pasado más cercano" para calificar de "llamativa" esta alianza entre el PP y unos "compañeros de viaje" a los que antes "demonizaba". A su juicio, este "oportunismo político" responde a razones "puramente electoralistas".

La tenaza parlamentaria que componen el PP y el PNV provocó el pasado martes que el Ejecutivo sufriera su primer revolcón en el Congreso en cinco años. La excusa fue la iniciativa planteada por los nacionalistas vascos en la que instaba al Gobierno a eliminar al menos uno de sus ministerios en aras de la austeridad.

La moción fue aprobada, pero es "de imposible cumplimiento" para el Ejecutivo, según explicó De la Vega, ya que afecta a competencias que, como "establece la Constitución", son exclusivas del presidente del Gobierno y no del Parlamento. Por esa razón, la vicepresidenta primera del Ejecutivo calificó de "llamativa" la votación, y minimizó el impacto de la derrota, más simbólico que práctico. "No tiene tampoco la mayor importancia", aseguró para encajar el gol parlamentario con aparente deportividad política: "Forma parte de la normalidad democrática y el juego de mayorías".

Sin embargo, este primer revés parlamentario se produce en una coyuntura especial: en vísperas del Debate sobre el Estado de la Nación, que se celebrará en el Congreso los próximos 12 y 13 de mayo.

El Gobierno necesitará esforzarse para fraguar alianzas que le permitan sacar adelante sus propuestas durante esta cita parlamentaria, cuyos efectos, con la crisis económica como gran argumento del debate, son más trascendentes que la votación perdida el pasado martes.

Por ese motivo, De la Vega aseguró que el Gobierno "trabaja todas las semanas" para "buscar consensos en los temas que más importan a los ciudadanos". Lograr el "máximo" acuerdo con cuantas formaciones sea posible es el objetivo que este jueves trazó la vicepresidenta primera en la antesala del debate.

De la Vega adelantó el primer armazón de la intervención de Rodríguez zapatero resumido en tres epígrafes: "Análisis de la situación", "balance" de las medidas contra la crisis puestas en marcha y un tercer capítulo de propuestas "para abordar la nueva situación".