Público
Público

De la Vega refuerza la presencia del española en Brasil

El Instituto Cervantes pone en marcha un sistema de enseñanza on line

ANA PARDO DE VERA

El presidente de Brasil, Ignacio Lula da Silva, puso su empeño personal y el Instituto Cervantes, los medios. Desde ayer, la enseñanza del español cuenta con más apoyo en Brasil después de que su ministro de Educación, Fernando Haddad, y la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, firmaran una carta de intenciones para, entre otras cosas, poner en marcha un sistema on line en las escuelas públicas de primaria y secundaria.

Con la rúbrica de este protocolo, ayer, en la sede que el Cervantes tiene en Brasilia, se refuerza la ley que Lula se empeñó en sacar adelante en 2005. Gracias a ella, hoy el español es una asignatura de obligatoria inclusión entre las opcionales que figuran en el programa de enseñanza secundaria de Brasil. Y desde ayer, alrededor de 50 millones de estudiantes de primer y segundo ciclo podrán disponer de material y recursos académicos proporcionados por el Gobierno español.

La semana que viene empezará a impartirse un programa piloto en cuatro ciudades brasileñas. Carmen Caffarel explicó que esta prueba se extenderá hasta diciembre y supondrá la participación de 30 profesores brasileños y un máximo de 600 alumnos de nivel inicial .

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, que tomó la palabra después de que Caffarel y el ministro de Educación brasileño firmaran el acuerdo, agradeció públicamente al presidente Lula su esfuerzo por que el español pasara a la primera línea de la educación de los ciudadanos a los que gobierna. El presidente de Brasil siempre ha creído, según Haddad, que el español es uno de los instrumentos que mejor puede contribuir a "una mayor integración entre los países latinoamericanos".

De la Vega recordó el valor económico del español, que se estima en "más de 15 millones de euros y supone cerca del 15% del PIB español", aunque matizó que la riqueza de las obras de Lope de Vega, Miguel de Cervantes o Calderón de la Barca son incuantificables.

Más noticias de Política y Sociedad