Público
Público

"Vi a Sex Pistols en 1976 y supe que harían historia"

Jon Savage. Autor de 'England's dreaming'

J. M. M.

Jon Savage (1953) vivió de primera mano la eclosión del movimiento punk en el Reino Unido entre 1975 y 1978. Por aquel entonces, Savage editó el fanzine London’s Outrage y no tardaría en convertirse en una de las plumas más afiladas de la revista Sounds. Autor de las 800 páginas de England’s dreaming, Savage contestó ayer a las preguntas de Público desde Reino Unido.

¿Cuándo y por qué decidió escribir esta minuciosa crónica del punk?

Fue en 1986. Viví el punk de cerca y todavía no había leído ningún libro que contara lo que había ocurrido.

¿Cuánto tiempo empleó en escribirlo?

Fueron dos años de investigación y seis meses de escritura.

¿Qué hacía usted entre 1975 y 1978?

Estudiaba para ser abogado. Por las noches editaba un fanzine. Más tarde empecé a escribir para la revista musical Sounds. Escribía sobre punk rock para ellos.

¿Cuándo se percató de que aquella escena de bandas era algo importante?

La primera vez que vi a Sex Pistols y The Clash, que fue en 1976. Recuerdo verlos en el club Roxy ante cien personas y saber inmediatamente que iban a hacer historia.

¿Había una conexión clara entre los dos grupos?

Creo que no. The Clash eran más convencionales. Los Sex Pistols eran más atrevidos.

¿Cree que el punk es algo intrínseco a la juventud?

Sin duda alguna. La música rock, en general, es algo generacional, así que tiene que estar relacionado con la juventud, que es cuando necesitas de una generación.

¿Qué conexión encuentra entre la explosión del rock and roll y la del punk?

El punk cogió cosas del rock and roll. A Malcolm McLaren le gustaba la música de los cincuenta y Sid Vicious versionaba dos canciones de Eddie Coch-
ran. También comparten su tendencia a tocar a gran volumen y la actitud agresiva.

¿Cuál fue el personaje que más le fascinó del punk?

Muchos. John Lydon es muy interesante, Malcolm McLaren también, Siouxsie... Por ellos escribí el libro.

¿Cuál es el principal legado del punk?

Para mí, la idea del hazlo tú mismo. No necesitas que nadie te dé dinero, tan sólo tienes que hacerlo.

El punk apareció en mitad de una gran crisis económica. ¿Podría pasar algo parecido hoy?

No lo sé. De ocurrir, sería de forma diferente. El punk es un producto de un lugar y un tiempo concreto.

Del fracaso del sueño americano a la recesión de los setenta

En los cincuenta, la sociedad de EEUU vivía en paz, armonía y... aburrimiento. La apariencia idílica escondía frustraciones que el rock&roll hizo estallar.

En 1975, Inglaterra estaba en recesión y la tasa de paro fue la más alta desde la Segunda Guerra Mundial. La era Thatcher amenazaba a la vuelta de la esquina. 

Del ritmo acelerado a la explosión de ruido visceral

Musicalmente, el rock and roll nació de un cambio de ritmo. El movimiento blues se acortaba y aceleraba. ‘Rock around the clock’ (1954) fue de los primeros. 

La revolución musical del punk apuntaba a los sonidos sucios, potentes y viscerales. No era necesario ser un virtuoso, sino gritar y meter mucho ruido.

De la liberación sexual a la profecía del apocalipsis

El rock and roll revolucionó las letras. Las canciones hablaban sin tapujos de sexo por primera vez, un escándalo para la puritana sociedad estadounidense. 

El mensaje del punk negaba la diversión que propagaba el rock and roll. Sus canciones nacían de la frustración y la negatividad ante una sociedad enferma. 

De género para blancos a género para los excluidos

El rock and roll tenía raíces negras, pero su público fueron los jóvenes de clase media. Al principio, fue rechazado por superficial e incluso obsceno. 

El punk conectó con los jóvenes marginados que se identificaban con sus protagonistas. Escandalizó a las clases conservadoras y llegó a prohibirse.  

Más noticias de Política y Sociedad