Público
Público

La vida de la clase obrera británica de los años 30-40 vista por Bill Brandt

EFE

Imágenes de la vida cotidiana de la clase obrera, de sus casas, de sus juegos, de su entorno fueron fotografiadas por el germano-británico Bill Brandt convirtiéndose en testimonio de una época, la de los años 30 y 40, en la serie "The Home" (El hogar), que se exhibe en las salas de exposiciones del BBVA.

Incluida en el programa oficial del festival PhotoEspaña 2008, que el próximo miércoles inaugurará su undécima edición, la exposición ofrece un testimonio fundamental de la fotografía británica con más de 60 imágenes que ilustran las costumbres y la vida cotidiana de los inicios de la Inglaterra industrial.

Para el comisario general de esta edición, Sérgio Mah, que ha elegido el "Lugar" como tema central del festival, se trata de una exposición muy especial al estar dedicada a uno de los grandes maestros, no solo porque Bill Brandt (Hamburgo,1904-Londres,1983) es una figura importante en el mundo de la fotografía, sino porque sigue siendo un autor contemporáneo.

"En él se da el caso singular de calidad estética, conciencia ética y moral ejemplar para los fotógrafos actuales. La exposición muestra una obra que sigue siendo una referencia de cómo la fotografía tiene la capacidad de ser testigo de los conflictos sociales".

El comisario de la muestra, Paul Wombell, ha sido el encargado de realizar la selección de las obras, procedentes del Victoria and Albert Museo, del Museo Nacional de Bradford y de colecciones particulares y traerlas a un festival que para él es "el más importantes de todo el mundo".

A lo largo de sus más de cincuenta años de trayectoria profesional Brandt desarrolló muchos temas, como paisajes, retratos, desnudos, escenas sociales, caracterizados por un expresivo uso de la luz y el espacio. Trabajó durante un periodo de profundos cambios sociales y sus imágenes entrañan, sobre todo, intenciones de carácter estético.

"El hogar" ofrece una visión de su obra temprana, realizada entre 1930 y 1950. "Las casas de la clase obrera fue un tema muy importante para él ya que el hogar es muy importante para los británicos".

Familias obreras de Londres, Birmingham, Sheffield y Halifax son fotografiadas en la intimidad y en contraste con el entorno que las rodea. Obviando cualquier discurso político o moralista, Brandt construye paisajes de edificios deslucidos con los que arropa al hombre, eje central de su arquitectura.

A través del recorrido, se puede apreciar el compromiso de Brandt con los ingleses, y sobre todo con Londres, su forma de construir imágenes. "Las más conocidas son las de la vida londinense durante la guerra. Es un autor que habla del aire, de cómo había que fotografiar la atmósfera".

Importante en la exposición es también la sección que muestra las imágenes que le pidieron que hiciera sobre Birmingham, en un momento en que estaban creciendo las urbanizaciones con casas construidas para los que volvían de la Guerra Mundial. "Le pidieron que fotografiara los barrios obreros de Birmingham para luego comparar con las urbanizaciones que se estaban en haciendo en barrios de las afueras".

La serie, que únicamente se exhibió en una ocasión en el año 2004, "muestra como Brandt aporta a la fotografía británica una visión europea y sigue desempeñando un papel clave. Hasta él, no había habido nadie que mostrara una visión tan objetiva de la sociedad inglesa de la época".

Hijo de madre alemana y padre inglés, fue uno de los primeros fotógrafos en interesarse por la estética industrial y por retratar la clase trabajadora. Pasó su infancia y adolescencia entre Alemania, Suiza y Austria.

Más noticias de Política y Sociedad