Público
Público

Vidal-Quadras recomienda a los compromisarios del PPC que "no voten a Nebrera"

EFE

El vicepresidente del Parlamento Europeo Aleix Vidal-Quadras (PP) ha recomendado hoy a los compromisarios que acudan este fin de semana al congreso del PPC que "no voten a Montserrat Nebrera", porque es "un camino seguro al fracaso" y totalmente alejado de lo que es el PP catalán.

En un entrevista con Efe, Vidal-Quadras también ha advertido al PPC que "ya son demasiados los bandazos y los experimentos de los últimos doce años" y ha asegurado que "mientras estemos en un permanente zigzag, el electorado estará despistado y confuso".

A la pregunta de cómo valora la apuesta del líder popular, Mariano Rajoy, por la senadora Alicia Sánchez-Camacho para presidir el PP catalán, Vidal-Quadras ha considerado que Sánchez-Camacho "puede cumplir dignamente la tarea que le han encomendado", pero ha insistido en que "no es un problema de personas, sino de proyecto político".

Así, se ha mostrado convencido de que lo relevante no es la persona que presida el partido, sino que "el PP catalán sepa, de una vez por todas, dónde tiene que ir, cuáles son sus bases doctrinales y conceptuales y su línea estratégica".

Sobre la candidatura de Nebrera a presidir el PPC, Vidal-Quadras ha expresado su convicción de que la candidata "se equivoca" y ha lamentado que "adopte una actitud complaciente con el nacionalismo, un poco acomplejada y que me parece el camino seguro al fracaso".

Vidal-Quadras ha valorado a los otros dos candidatos -Daniel Sirera y Alberto Fernández- y ha comentado que se trata de "gente del partido, leal a unas ideas y a un proyecto".

No obstante, ha puntualizado que lo que él hubiera hecho es "dejar al congreso que eligiera libremente".

También se ha referido al año 1990, "cuando Aznar decidió poner en marcha un determinado proyecto en Cataluña, que abandonó en el año 1996 de manera innecesaria y cometiendo un error de gran alcance".

Vidal-Quadras ha comentado que, en su opinión, el PPC experimentó en aquellos años "el mayor crecimiento de su historia, si bien después esto se abandonó por razones tácticas o coyunturales equivocadas".

A su juicio, "desde ese día, el PP catalán no ha vuelto a levantar cabeza".

Vidal-Quadras ha criticado que la dirección nacional del PP esté implicada en los problemas del PP catalán de una "manera reactiva", es decir, "sin un diseño claro", "lo que hay es la reacción repentina e improvisada a problemas, y así se han ido produciendo todos los cambios, como en 1996, cuando fui sustituido por Alberto Fernández".

A juicio de Vidal-Quadras, el modelo de partido y la base doctrinal y estratégica adecuada "es el que se practicó entre los años 1990 y 1996, el de un partido catalán que forma parte de un gran partido español y que representa a los catalanes que sin reservas quieren ser españoles".

Además, ha dicho que su apuesta es un modelo "que se opone de manera firme, rotunda y valiente al nacionalismo asfixiante de carácter tribal, que está impidiendo que Cataluña progrese".

Ha asegurado que este modelo "sencillo y corriente" los suscriben el 25 o el 30 por ciento de los catalanes, y en un futuro "si ese proyecto se desarrolla de manera tranquila puede llegar a más, y ser mayoritario".

Más noticias de Política y Sociedad