Público
Público

Villaecija y Zivanevskaya se quedan muy cerca del oro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Erika Villaecija, en 1.500 metros libre; Nina Zivanevskaya, en 50 espalda; y Rafael Muñoz, en 100 mariposa, dieron hoy a España tres nuevas medallas en los Campeonatos de Europa de Natación que se disputan en la ciudad holandesa de Eindhoven.

Villaecija se quedó a un paso de la medalla de oro. La nadadora de Barcelona arriesgó saliendo muy fuerte y solo la pudieron seguir la suiza Flavia Rigamonti y la danesa Lotte Friis, que, a la postre, la acompañarían en el podio.

La española hizo en punta los primeros 850 metros, seguida por la suiza, y con la danesa descolgada ya en esa primera parte. Rigamonti atacó, poco a poco, a Villaecija hasta sacarle un par de segundos que luego fueron tres, mientras Erika, a su vez, se aseguraba la plata pues Friis no podía recortar la distancia, a siete segundos de la segunda.

Rigamonti paró el crono en 15:58.54 por 16:11.28 de Villaecija, que estableció un nuevo récord nacional, aunque no cumplió uno de sus objetivos, nadar los 1.500 por debajo de los 16.00, y Friis, con 16:11.28. La anterior mejor marca española la tenía ella misma con 16:05.83 desde los Mundiales de Melbourne 2007.

Villaecija ha preparado más el 800 metros libre, prueba en la que fue plata en Eindhoven el viernes pasado, que es olímpica y en la que tiene puestas todas sus esperanzas en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Zivanevskaya vio cómo su récord de Europa en los 50 espalda se esfumaba en 24 horas. La rusa Anastasia Zueva la ganaba y la arrebataba la plusmarca continental en una cerrada lucha final en la que la española salía muy bien pero no remataba en la llegada.

Zueba, la promesa de la natación rusa, es bastante más alta que Zivanevskaya, en una prueba que dura un suspiro. "Si se me pone delante ya no tengo nada que hacer", dijo la española de origen ruso a EFE en Eindhoven.

La medallista de oro tuvo un tiempo de reacción en la salida de 0.74 por 0.62 de la de plata, que fue la segunda más rápida en la largada.

Zueva, de 17 años, paró el crono en 28.05 en una final de un gran nivel, un tiempo que le sirvió para rebajar el 28.13 de la española en las semifinales.

Zivanevskaya, de 30 años y que ha estado dos años sin entrenar ni competir porque fue madre de una niña, ha recuperado en estos campeonatos el nivel internacional que tuvo antes de su maternidad. Nina, con 22.11, también pudo con su tiempo de ayer y establece un nuevo récord nacional.

En los 50 espalda, otra española, Mercedes Peris, fue quinta 28.85, su mejor marca personal.

La tercera medalla española de esta tarde fue para Muñoz. Con otro bañador prestado, esta vez el prestamista fue Sergio García, ayer lo fue Alan Cabello, porque el sábado rompió dos de los nuevos antes de las semifinales de los 100 mariposa.

El nadador de Córdoba sí que ha roto su carrera deportiva en esta ciudad holandesa. Muñoz, entrenado como Villaecija por Joan Fortuny, se ha convertido en el mejor nadador español con dos medallas de bronce: 50 y 100 mariposa.

Esta tarde tuvo que batir el récord de España, con un registro de 52.09 que estaba en su poder, para subir al podio, en una final en la que el ruso Evgeny Korotyshkin, que tenía el peor crono de los clasificados, rebajó el récord de los campeonatos para ganar, con 51.89, por la calle ocho.

Por la mañana, Muñoz había logrado la mínima olímpica para Pekín 2008.

El esloveno Peter Mankoc, con el primer registro de las semifinales, fue segundo con 52.07.

Otro español, Aschwin Wildeboer, fue cuarto en la final de 200 espalda, solo superado por el austríaco Markus Rogan, medalla de oro con 1:55.85; el ruso Arkady Viatchanin, plata con 1:57.04; y el rumano Razvan Florea, bronce con 1:57.53.

Wildeboer, otra de las promesas de la natación española, logró su mejor marca personal con 1:58.26 recortando cada vez más tiempo al récord de Martín López Zubero, 1:56.67, vigente desde 1991.

En las semifinales de 200 mariposa, Mireia Belmonte fue segunda en su serie y tercera en la suma de las dos con 2:09.79 por detrás de la francesa Aurore Mongel, 2:07.73, que se impuso en la otra semifinal, y la húngara Emese Kovacs, que con 2:08.30 ganó la de la española.

Belmonte rebajó el récord nacional de la distancia en poder de Mireia García, con 2:09.97 desde los Mundiales de Fukuoka (Japón) en 2001, un tiempo que le sirve para obtener la mínima olímpica para Pekín en 200 mariposa. Es la segunda nadadora española que baja de 2:10.00 en la historia.