Público
Público

Villanova convencido de que el equipo saldrá de la situación con trabajo y sufrimiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo entrenador del Real Zaragoza Manolo Villanova se mostró hoy "totalmente convencido" de que el equipo va a salir adelante con trabajo y sufrimiento, por la capacidad de sus jugadores, y avanzó que apostará por un juego agresivo, solido y con buen trato de balón.

En su primera comparecencia ante la prensa, tras ser nombrado anoche nuevo técnico zaragocista tras la dimisión de Irureta, consideró que el equipo "está psicológicamente afectado" y "carece de la seguridad que nos gustaría", y pidió a la afición que continúe dando su apoyo porque en estos momentos es un plus necesario.

Subrayó que ha aceptado hacerse cargo del equipo porque es un zaragocista hasta la médula y porque está convencido de que la plantilla puede remontar, a "base de trabajo y sufrimiento", la situación en la que se encuentra, en el puesto 17 de la clasificación liguera, al borde del descenso.

El reto es hacer llegar a los jugadores que tienen capacidad para remontar la situación: "ese puede ser el quid de la cuestión", resumió Vilanova el estado anímico de la plantilla.

Villanova, que tiene 64 años, añadió que podría aplicar en el Real Zaragoza el sistema de juego 4-1-4-1, el que ha utilizado en la Sociedad Deportiva Huesca, del Grupo II de la segunda División B, equipo del que ha sido técnico hasta la tarde ayer.

El objetivo del nuevo entrenador, que ha dirigido esta mañana su primer entrenamiento con la plantilla en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza, es que el equipo defienda bien pero también que ataque bien.

Dijo tener referencias de que el Zaragoza cuenta con una gran plantilla y afirmó que nunca ha tenido problemas en los vestuarios, aunque reconoció que a veces se agarra unos "cabreos monumentales".

A los jugadores les pedirá seriedad, actitud e implicación, concluyó el veterano entrenador, quien destacó que si ha podido hacerse cargo del Real Zaragoza ha sido por el permiso de los dirigentes del Huesca, que no han puesto dificultades para la rescisión de su contrato.