Público
Público

Voces excelentes para un deleitoso "Rosenkavalier" en la ENO londinense

EFE

La English National Opera, de Londres, ofrece hasta el 7 de junio una producción de la Scottish Opera de "Der Rosenkavalier" (El Caballero de la Rosa), de Richard Strauss, vibrante musical y escenográficamente y con un conjunto de voces que la crítica ha calificado de excelente.

La puesta en escena de David McVicar es tradicional - el barroco decorado elegido es representativo de la Viena del siglo XVIII - y sirve básicamente para los tres actos con algunos cambios de mobiliario como la cama de la primera escena, que se desarrolla en el dormitorio de la Mariscala.

Una luminotecnia muy eficaz recrea los distintos ambientes de esa ópera llena de intrigas, que combina la farsa y la crítica de la hipocresía social con una filosófica reflexión sobre el paso del tiempo y la fugacidad del amor y los juveniles ardores.

McVicar acentúa en cualquier caso los aspectos cómicos y aún grotescos de una ópera inspirada claramente por la serie de grabados del inglés William Hogarth titulada "Marriage a la Mode", feroz crítica de la institución del matrimonio convertida en simple medio para colmar las aspiraciones sociales de los nuevos ricos y mantener los privilegios de la vieja aristocracia.

Janice Watson, soprano de extraordinaria ductilidad, que ha interpretado papeles como Pamina, la condesa Almaviva o Cio-Cio-San, entre otros muchos, tiene la voz potente sobre todo en el registro medio que requiere el papel de la Mariscala, una mujer madura, inteligente, sensible a la vez que infiel a su marido.

Sarah Connolly está más que convincente en el papel masculino que interpreta - el del joven Octaviano (el Caballero de la Rosa)-, desgarrado entre su juvenil pasión por la Mariscala y el recién descubierto amor por la ingenua Sophie, la hija del matrimonio de nuevos ricos.

La joven soprano Sarah Tynan, que debutó la pasada temporada en el mismo coliseo como Susanna en "Las Bodas de Fígaro", tiene un timbre muy mozartiano.

Y ¿qué decir de John Tomlison, que ha interpretado en teatros de todo el mundo varios papeles wagnerianos, al rey Felipe de "Don Carlo" o el Rocco de "Fidelio"?

Difícilmente puede encontrarse a un bajo con dotes dramáticas y vocales tan convincentes para interpretar al barón Ochs, un viejo aristócrata burdo, lascivo y despreocupado por las convenciones sociales que parece extraído de la época en la que los de su clase practicaban sin contemplaciones el derecho de pernada.

La dirección orquestal está a cargo de Edward Gardner, que fue director musical del festival de ópera de Glyndebourne antes de asumir el cargo equivalente en la English National Opera.

Su ejecución es en todo momento enérgica y atenta lo mismo a los luminosos contrastes de los que rebosa la partitura que a los motivos que expresan los sentimientos e identifican a los distintos personajes de la trama urdida por el poeta y dramaturgo austríaco Hugo von Hofmannsthal.

Más noticias de Política y Sociedad