Público
Público

El voto inmigrante, decisivo en Catalunya y Madrid

Ambas autonomías reúnen a 18 de las 30 ciudades con más volumen de extracomunitarios

J. R.

Estamos en 2011. El 29 de mayo se celebran las elecciones municipales y autonómicas. Para entonces, si se cumplen las previsiones del PSOE, debería estar firmado el mayor número posible de convenios de reciprocidad con otros países. Podrían participar en los comicios locales -y sólo en ellos- 2,8 millones de extranjeros, 1,3 de ellos de fuera de la Unión Europea.

Si todo se cumple, Catalunya, Madrid, Comunidad Valenciana y Murcia serían las comunidades más afectadas por la propuesta socialista. De los 30 municipios de más de 100.000 habitantes con más porcentaje de población extracomunitaria, nueve son catalanes; nueve, madrileños; dos, valencianos y dos, murcianos. Andalucía, la autonomía más poblada (8,1 millones de personas), sólo tiene a Marbella y Almería en ese ranking.

La distribución no es, sin embargo, homogénea, porque entre la primera localidad de la lista y la última median 13,09 puntos. Arriba se encarama L'Hospitalet de Llobregat (251.000 habitantes), en Barcelona, con un 18,40% de extranjeros no comunitarios. Es el municipio que durante 14 años dirigió el actual titular de Trabajo, Celestino Corbacho. El paradigma para el Gobierno, por cierto, de cómo "gobernar la inmigración".

En la tabla le siguen otros dos municipios barceloneses, con porcentajes muy abultados: Santa Coloma de Gramenet (16,4%) y Mataró (13,5%). Después de los tres primeros, se sitúan Marbella (13,17%) y las dos ciudades más pobladas de España, ambas con un volumen de inmigrantes con papeles lógicamente muy cercano: Barcelona (11,75%) y Madrid (11,61%). La lista continúa trenzándose con localidades catalanas y madrileñas: Lleida, Torrejón, Badalona, Terrassa, Tarragona, Alcobendas, Sabadell, Móstoles... Murcia, Cartagena, Valencia y Palma rondan el 10%. Logroño, Pamplona, Almería, Vitoria y Santander se colocan en una banda por debajo del 8%.

El ranking puede duplicarse. Pasar de las 30 a las 60 ciudades con más de 100.000 habitantes. Pero ya pierde fuerza. La última treintena tiene una ratio de población inmigrante inferior al 5%. Y en ella no queda ninguna localidad de Catalunya o de Madrid.

El núcleo de cola se engrosa en su mayor parte con poblaciones andaluzas. Ahí están Granada (4,6%), Málaga (4,58%), Algeciras (4,16%), Sevilla (2,81%), Jaén (2,35%) o Córdoba (1,57%). Mucho más abajo están ya Jerez (1,46%) y Cádiz (0,77%). Esta última es la ciudad con menor volumen de extranjeros extracomunitarios del país.

En capitales del interior, los números son bajos. Es el caso de Burgos, León, Ourense o Badajoz. Entre las costeras, Oviedo, Santander o Gijón.