Público
Público

Vuelve el viejo matagigantes

El Rayo tumba a la contra al Athletic, vigente subcampeón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dijo el presidente Macua que San Mamés conseguiría un gol, y a fe que lo hizo. El problema para el Athlétic es que necesitaba hacer más sin recibir ninguno. Un Rayo bien ordenado y perfectamente situado en el campo fue suficiente para recuperar el crédito perdido en Liga, dejando en la cuneta al actual subcampeón del torneo al empatarle en su campo a 2 tantos.

No eran todos los jugadores suplentes, pero casi. Había dicho Mel que el equipo reserva que le endosó el 2-0 en Vallecas repetiría en La Catedral. Pero en Bilbao se vio un Rayo un poco más compensado que en la ida, en el que el buen juego no dejó de ocultar problemas defensivos que los vascos no supieron aprovechar. Coke y Albacar supieron taponar sus respectivas bandas, y el Athletic tuvo que recurrir a un incesante bombeo de balones en busca de su gladiador más fiable. A falta de otros recursos, no era mala idea. El Rayo tiene por lo general problemas de altura, y Llorente en eso es un maestro, no sólo por su envergadura, sino también por su fino estilo y certero remate.

El goleador bilbaíno tuvo varias ocasiones, y en la que parecía menos peligrosa consiguió batir por vez primera a un Rayo que no había visto perforada su portería en todo el torneo. La segunda mitad se convirtió en un intercambio de golpes, en el que el Rayo salió airoso gracias a su endiablada velocidad a la contra y a la precisión de Collantes y de Albacar. Al final, el global de la eliminatoria se resolvió con un 4-2 para los madrileños. El viejo matagigantes ha vuelto. San Mamés lo reconoció con aplausos.

Racing 4 - Salamanca 1

Con un presente en Liga claustrofóbico, el Racing extraña partidos como el de esta noche; baratos para el aplauso de la grada y sencillos de interpretar para un plantel con su crédito en números rojos. Por eso golear, ganar validez y pasar de ronda anticipó el tratamiento que ellos mismos buscaban, una terapia de choque alimentada por los goles. Y es que pese a las alarmas que hizo sonar Perico, Tchité, con todos los santos de cara, fue el talismán necesario para romper los candados de un cuadro charro que soñó media hora con los octavos. Juanjo González y Fede Castaños ganaron en su estreno en el banquillo.  / ÁNGEL GARCÍA

Mallorca 1 - Valladolid 0

El Mallorca de los titulares se impuso al Valladolid de los suplentes, prolongando su racha de ganar todo lo que juega en casa. Aunque le bastó con el gol de Keita para remontar la eliminatoria, lo cierto es que los isleños merecieron más en un monólogo al que no respondió el Valladolid. De hecho, Fabricio, que detuvo un penalti, fue el mejor de los pucelanos./ SILVIA DE LA FUENTE

Espanyol 1 - Getafe 1

La vuelta de Tamudo a una convocatoria no fue suficiente para que el Espanyol remontara frente al Getafe el 2-0 de la ida. La culpa la tuvo Soldado, que destrozó las ilusiones locales con un gol tempranero. El árbitro que mostró hasta 14 tarjetas amarillas. El Getafe, justo clasificado. / IVÁN JIMÉNEZ

Más noticias en Política y Sociedad