Público
Público

Wade inaugura la cumbre de la OCI con una oferta de mediación en Oriente Medio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente senegalés, Abdoulaye Wade, inauguró hoy la XI cumbre de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI) con una oferta de mediación en la crisis de Oriente Medio, principalmente entre Israel y la Autoridad palestina.

Wade afirmó haber recibido una petición del presidente israelí, Simón Peres, para actuar como mediador en la crisis entre su país y los palestinos y se manifestó dispuesto a asumir la tarea, para la cual solicitó el apoyo de la comunidad internacional.

Nombrado nuevo presidente de turno de la OCI, Wade ha puesto como prioridad de su mandato la cuestión en Oriente Medio y pidió a la comunidad internacional que respalde sus esfuerzos para favorecer "el dialogo entre los protagonistas y hacer posible la creación de un Estado palestino en fronteras seguras y reconocidas".

"Pido a Israel y Palestina que pongan fin a todos los ataques para iniciar un dialogo", dijo el anfitrión de la cumbre de la OCI en su discurso inaugural ante una treintena de mandatarios, monarcas, emires y jefes de gobierno de los 57 países miembros de la organización.

Wade instó también a los palestinos a superar sus diferencias y unirse para lograr sus ambiciones y objetivos.

Sobre el particular, el mandatario senegalés ofreció a su país como sede de un congreso palestino que permita establecer un "dialogo fraternal, condición previa para establecer un estado independiente y viable".

Invitó también a Israel a poner fin a lo que tildó de "represión ciega" contra la población de Gaza, sometida a sistemáticos bombardeos.

El nuevo presidente de la OCI abordó los temas del encuentro de dos días y dijo que "ha llegado la hora de que los países islámicos hagan frente a los retos del nuevo milenio", recalcando al respecto la necesidad de preservar el medio ambiente y llevar a cabo una serie de reformas para modernizar la organización.

Wade instó los países árabes a invertir en África, donde, afirmó, "las inversiones ya no corren ningún riesgo".

Les invitó también a condonar la deuda de los países africanos, tal y como fue previsto por la cumbre extraordinaria de la OCI celebrada hace dos años en La Meca, cuando se recomendó también la creación de un fondo de solidaridad islámica de 10.000 millones de dólares a partir de contribuciones voluntarias.

Por su parte, el presidente de la Autoridad palestina, Mahmoud Abbas, los portavoces de los grupos africano, árabe, asiático, el ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí y el secretario general de la OCI coincidieron en destacar la importancia de la cumbre de Dakar como punto de partida de una nueva etapa de la organización, creada en 1969 tras el incendio de la mezquita Al Aqsa de Jerusalén.

Los secretarios generales de la ONU y de la Liga Árabe, Ban Ki-moon y Amr Musa, respectivamente, y el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Alpha Oumar Konaré, tomaron también la palabra para manifestar sus expectativas respecto de las conclusiones de la cumbre y su impacto en el logro de la paz internacional.

Además de la adopción de una nueva Carta que sustituya a la actual, que data de 1972, la cumbre de la OCI debatirá asuntos relacionados con la cooperación económica, social y cultural, así como la paz y la solidaridad entre los países islámicos.

Las crisis existentes entre países miembros serán examinadas asimismo por los mandatarios, que tienen previsto publicar una resolución contra la xenofobia y la "islamofobia", una alusión a las caricaturas del profeta Mahoma que se han publicado recientemente en algunos medios de comunicación europeos.