Público
Público

Winterbottom ilustra las tesis de Naomi Klein contra el capitalismo salvaje

EFE

Michael Winterbottom ha tomado el libro "The shock doctrine", de Naomi Klein, y lo ha ilustrado con imágenes de archivo para apoyar la tesis de la periodista canadiense sobre el uso de métodos coercitivos como paso previo y necesario para la implantación del "fundamentalismo capitalista".

El cineasta británico ha rodado este documental para la televisión inglesa junto a Mat Whitecross, con quien lo ha presentado hoy, por primera vez fuera de su país, en la sección Especiales Zabaltegi del Festival de Cine de San Sebastián.

La cinta mantiene el título del libro y, al igual que hace su autora, comienza narrando los experimentos con electrochoque a los que se sometía a los pacientes psiquiátricos para doblegar su mente.

De la misma forma que a base de descargas se logra vencer la voluntad del ser humano, Klein plantea que, mediante la guerra, el caos o la tortura, se ponen en práctica las teorías económicas de la escuela de Chicago, que lideró el premio Nobel Milton Friedman, fallecido en 2006. Primero es preciso el "shock", sostienen.

Winterbottom inicia en Chile un recorrido por hechos convulsos de la Historia reciente que, según la periodista, dejaron las conciencias adormecidas y abrieron paso al libre mercado más radical.

Señala a través de viejos fotogramas cómo las torturas de las que fueron víctimas cientos de personas en el Chile de Pinochet y la Argentina de Videla hicieron posible posteriores privatizaciones y otras políticas capitalistas que enriquecieron a unos pocos mientras crecían el paro y la pobreza.

Pero los autores no hablan sólo de las dictaduras latinoamericanas. Apuntan también a Margaret Tatcher y sitúan su abrazo con la ideología de Friedman tras ganar la batalla a los mineros huelguistas en los años 80.

A la antigua Unión Soviética llegarán los hombres de la Escuela de Chigado cuando Yeltsin se hace con el poder absoluto, y a Estados Unidos tras los atentados del 11-S, según mantiene la periodista y respaldan con imágenes los cineastas británicos.

También hay mensajes en esta película. Uno de ellos lo transmite la Klein muy al comienzo: es necesario mantener el nexo con la Historia, es imprescindible la información.

Otro queda para el final. Cuando Rooselvet desarrolló la política del "New Deal" hubo centenares de huelgas y protestas sociales. En la era Bush apenas sobrepasaron la veintena. Para que las cosas cambien "hay que salir fuera y hacer que los políticos lo hagan".

"La película muestra la ideología del libre mercado que vivimos en la actualidad. No ha sido así siempre y no tiene por qué ser así", ha dicho hoy Winterbottom, que ha comparecido en una rueda de prensa tras recibir fuertes aplausos al término de la proyección del documental.

Ha añadido que de esta forma tratan de abrir un debate, no de poner un final a un relato, ni de lanzar una proclama optimista.

"Lo importante es conocer la Historia y no tener la mente en blanco. Si conoces el pasado, será más fácil ser parte del proceso para mejorar las cosas", ha dicho el cineasta británico, que en 2008 recibió en el Zinemaldia la Concha de Plata al Mejor Director por "Génova".

No cree que su película sea "propagandística", sino que se limita a mostrar la "perspectiva" de Naomi Klein. "Es un filme que queríamos hacer Mat y yo, una versión de su libro", ha señalado.

Más noticias