Público
Público

"Ya hemos dicho que Garoña es segura"

La nueva petición de Industria sobre Garoña "sorprende" al Consejo de Seguridad Nuclear

MANUEL ANSEDE

"¿Y por qué no siete años, dos meses y un jueves?". Fuentes del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) mostraron este viernes con esta frase su "sorpresa" ante el último movimiento del Gobierno, que pidió el jueves al árbitro atómico más información sobre los pasos a seguir para cerrar la central nuclear de Santa María de Garoña en un plazo de dos, cuatro o seis años. Tras necesitar el trabajo de 250 técnicos durante tres años para valorar la solicitud de renovación por otra década de la planta atómica, el CSN tendrá ahora que contestar en pocos días a la petición del Ministerio de Industria, que tiene que decidir el futuro de la central antes del 5 de julio.

El organismo regulador tendrá preparada su respuesta a comienzos de la semana que viene aunque, si quisiera, podría no contestar. La ley estipula que el CSN dispone de un margen de un año para responder a cualquier consulta de Industria. "Pero contestaremos en plazo y en forma, y lo haremos bien, como siempre", subrayan estas fuentes.

El dictamen del CSN sobre Garoña aconsejaba la prórroga de la central hasta 2019, pero imponía 15 condiciones que los propietarios Endesa e Iberdrola tendrían que cumplir antes de las paradas de recarga de uranio de 2011 y 2013. Si finalmente el presidente José Luis Rodríguez Zapatero opta por la clausura en 2011, se crearían "situaciones ridículas" según la fuente del CSN, como que la planta estaría obligada a mejorar su protección contra incendios en 2013, dos años después del cerrojazo. Por eso el Gobierno pide ahora al CSN que modifique sus condiciones y las adapte a tres posibles escenarios: el cierre en 2011, en 2013 o en 2015. Si Zapatero escoge cualquiera de las dos últimas fechas, no significaría la clausura de la planta, ya que tendría que ser el próximo Gobierno el que confirmase el cierre. Y el PP, partidario del funcionamiento de Garoña hasta 2019, podría ganar las elecciones de 2012.

Las fuentes consultadas no entienden el menosprecio de los socialistas al primer veredicto del CSN. "Ya hemos dicho que Garoña es una de las centrales nucleares más seguras del mundo. Si no se respeta al CSN, ¿a quién se respetará?", se preguntan.

La Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares (AMAC) tampoco comprende los titubeos de Zapatero. Esta organización anunció que recurrirá ante los tribunales cualquier decisión que no sea prorrogar la actividad de Garoña hasta 2019 y reclamará indemnizaciones millonarias. El gerente de AMAC, Mariano Vila, afirmó que el cierre del reactor "podría no ajustarse a la ley".

Más noticias de Política y Sociedad