Público
Público

Yoko Ono, artista reina de Venecia

S.B.

El cielo se oscureció ayer sobre Venecia a la hora en que la élite del arte mundial tomaba los vaporetto y taxis acuáticos para inaugurar las muestras de la 53 Edición de la Bienal del Arte, y un chaparrón pareció querer competir en densidad con las aguas de los canales.

Pero duró poco, lo mismo que las polémicas que cada año se abaten sobre las propuestas artísticas. Este año los nubarrones se han posado sobre Yoko Ono, que hoy recibirá junto a John Baldessari un León en reconocimiento a su trayectoria.

Algunos críticos han menospreciado la aportación de la artista japonesa y atribuyen su éxito a su relación con John Lennon. La mayoría, sin embargo, la define como el auténtico motor de las performances junto al músico de los Beatles, y el director de la Bienal, Daniel Birnbaum, opina que "su trabajo a la vanguardia ha abierto nuevas posibilidades de expresión poética, conceptual y social".

Más truenos y relámpagos: el falso hombre muerto flotando en la piscina del pabellón danés; o la elección de un británico, Liam Gillick, para el alemán; o el desgarro en la propuesta italiana: la exposición oficial de 20 artistas poco conocidos, salvo Sandro Chia, fue definida por su comisario Luca Beatrice nombrado por el Gobierno Berlusconi, como "de derechas". El alcalde de Venecia y vicepresidente de la Bienal, Massimo Cacciari, apoyó entonces una muestra alternativa en CaPesaro, donde también expone el mallorquín Bernardí Roig.

Cacciari se enfrenta asimismo a los que quieren conservar para siempre en Venecia la estatua del Niño con la rana, de Charles Ray, en el nuevo museo contemporáneo Punta della Dogana, el mismo que acoge no sólo a la colección permanente de François Pinault, sino a obras temporales como el caballo disecado empotrado en lo alto de una pared, de Maurizio Cattelan.

Aún así, algunos críticos han comentado que esta Bienal es una de las mejores de los últimos años.

A pesar de las tormentas, o tal vez gracias a ellas, Venecia sigue irradiando luz sobre el arte contemporáneo.

Más noticias de Política y Sociedad