Público
Público

Zapatero aboga por dialogar con Irlanda sin imposiciones, pero sin detenerse

EFE

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha advertido hoy de que, a pesar del "no" irlandés al Tratado de Lisboa, "Europa no puede detenerse" y ha apostado por buscar una solución a través del diálogo, sin imposiciones, pero también sin renunciar a los avances conseguidos.

Zapatero ha presentado ante el pleno del Congreso las conclusiones del Consejo Europeo celebrado en Bruselas la semana pasada, del que ha destacado, además del caso irlandés, las medidas adoptadas ante el alza de los precios de los carburantes y la potenciación del diálogo con el Mediterráneo, sin citar en ningún momento el levantamiento de sanciones a Cuba.

En la víspera de que el Congreso ratifique el Tratado de Lisboa, ha reconocido que el "no" de los irlandeses al texto es "un revés" y ha estimado que es comprensible que pueda haber "vacilaciones o frenazos transitorios", pero ha rechazado las visiones pesimistas.

"Seguiremos adelante. Europa no puede detenerse", ha garantizado Zapatero, dispuesto a actuar con prudencia y con la mejor disposición para facilitar un acuerdo.

"No se trata de colocar a Irlanda en una posición difícil: nada ganaríamos con ello. Tampoco queremos avanzar sin Irlanda. Es, pues, un momento para ganar tiempo y favorecer el diálogo", ha recalcado.

Zapatero ha destacado también la "sensibilidad" mostrada por los líderes europeos para debatir soluciones acerca de los precios del petróleo y los alimentos.

El jefe del Ejecutivo ha considerado que la constante subida del crudo "no está claramente justificada", al tiempo que ha expresado la necesidad de encontrar "soluciones concertadas".

Ha abogado por que Europa entable un diálogo con una "voz común" con los países productores de petróleo y gas y las grandes compañías del sector.

En paralelo, ha defendido el camino emprendido por la UE y por España a favor de las energías renovables y las nuevas tecnologías para reducir la dependencia del petróleo.

Ha aprovechado para recordar que el Gobierno presentará antes de que acabe el año su nuevo plan de eficiencia energética.

Zapatero se ha felicitado por las ayudas destinadas a la pesca y a otros sectores afectados por la crisis de los hidrocarburos.

Respecto a los alimentos, ha repasado las medidas adoptadas por la UE para potenciar el mercado agrícola, como el aumento de las cuotas lácteas o la suspensión de aranceles para cereales.

También ha hecho hincapié en la necesidad de vigilar los movimientos especulativos y su incidencia sobre los precios.

Junto a estas cuestiones, Zapatero ha destacado el nuevo impulso a la política europea de inmigración y el compromiso de trabajar en una normativa comunitaria sobre la contratación de personas altamente cualificadas, sanciones a quienes contraten a ilegales y los derechos de los trabajadores extranjeros.

Ha subrayado además el apoyo europeo a los Balcanes occidentales, el compromiso con la estabilidad de Kosovo y el impulso de la iniciativa "Proceso de Barcelona: Unión por el Mediterráneo".

Más noticias de Política y Sociedad