Público
Público

Zapatero aboga por incrementar la ayuda a los países con crisis alimentaria

EFE

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, viaja mañana a Roma para asistir a la Cumbre organizada por la FAO para hacer frente a la crisis causada por el alza de los precios de los alimentos, donde instará a la comunidad internacional a incrementar coordinadamente la ayuda a los países más afectados.

Él mismo presentará en la reunión de alto nivel de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) proyectos diseñados por España "con financiación concreta", según avanzó en un encuentro con los medios de comunicación la secretaria de Estado Cooperación, Leire Pajín.

Zapatero volará a Roma mañana y el martes defenderá la posición española ante el resto de jefes de Estado y de Gobierno presentes en la Cumbre, para después mantener un encuentro bilateral con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

La reunión tiene un especial interés, pues se enmarca en el debate suscitado en la Unión Europea por la restrictiva política de inmigración de Berlusconi y por la propuesta del presidente francés, Nicolas Sarkozy, para endurecer la política comunitaria en esa materia.

Zapatero advirtió el pasado jueves de que la inmigración no ha de controlarse con "leyes más duras" ni con "discursos henchidos", que son "simplemente una terapia tranquilizadora en un momento coyuntural", y abogó de nuevo por una política común europea.

En la Cumbre de la FAO, propuesta y "financiada" por España, según explicó Pajín, España defenderá la necesidad de aumentar de forma coordinada las ayudas directas a los países afectados, incluidas las destinadas al desarrollo agrario, y abogará por reflexionar de forma "serena y sin prejuicios" sobre el efecto de los biocombustibles.

Según un informe presentado la semana pasada por la FAO y la OCDE, un tercio de la subida de los precios de los productos agrícolas que se espera para el periodo de 2008-2017 respecto a los diez años precedentes se explicará por la presión de los biocarburantes.

España no tiene una posición predeterminada y espera a que se realice un análisis "sincero" sobre el efecto de los cultivos agrícolas desviados de la alimentación a la producción de biocarburantes, pero defenderá que esa apuesta garantice en todo caso el desarrollo sostenible y la seguridad alimentaria.

Uno de los objetivos de Zapatero es situar a África como "la prioridad" de las políticas que se diseñen, dado que en ese continente están 28 de los países más pobres del planeta y el 70 por ciento de los más afectados por la crisis de los alimentos.

Según un reciente informe de la FAO, durante los tres primeros meses de 2008 los precios nominales internacionales de los principales productos alimentarios alcanzaron los niveles máximos de los últimos 50 años, subida que amenaza a los más de 850 millones de personas que padecen hambre crónica y a muchos otros millones cuya cesta de la compra se ha visto seriamente afectada.

Entre las causas de este incremento de los precios, la secretaria general del Medio Rural, Alicia Villauriz, destacó las pobres cosechas registradas en muchos de los países productores, los importantes cambios en la dieta de países con creciente poder adquisitivo, la mera especulación y la producción de biocombustibles, en su opinión un factor "sobrevalorado".

Más noticias de Política y Sociedad