Público
Público

Zapatero afea al PP su doble vara de medir responsabilidades

Afirma que «la derecha nunca asume las suyas y se pasa el día exigiéndolas»

GONZALO LÓPEZ ALBA

Llevaba diez minutos de mitin cuando Zapatero pronunció por primera vez la palabra Europa. Fue para recordar que el 1 de enero de 2010 asumirá la presidencia de la Unión. Veinte minutos más tarde explicaba que "nuestra propuesta para Europa y para España" se sustenta en la defensa del modelo de bienestar social y en el convencimiento de que "el futuro no se va a hacer con una montaña de cemento, sino de conocimiento; y no con un mar de petróleo, sino con un vendaval de energía eólica y solar".

El cuerpo a cuerpo con Mariano Rajoy, por más que haya acentuado el tono displicente con el que se refiere al líder de la oposición, fue el eje del tercer mitin de la campaña para las elecciones europeas que realiza el presidente del Gobierno. "Rajoy quiere recuperar ahora, con insultos en los mítines, lo que perdió en el Parlamento en el debate sobre el estado de la nación", afirmó Zapatero, quien afeó al PP que su contribución a la lucha contra la crisis se limite a poner "zancadillas" al Gobierno y "atacarme a mí".

«Lo único que hace el PP es poner zancadillas y atacarme a mí»

El líder del PSOE insistió en censurar la doble vara de medir con que actúa el PP ante sus responsabilidades y las ajenas. La sombra del Yak-42 que persigue a Federico Trillo planeó sobre el velódromo, pero en Andalucía el ejemplo no podía ser otro que Javier Arenas. "A Chaves, que ganó todas las elecciones durante 19 años, estaba todo el día Arenas pidiéndole que se fuera. Y Arenas, que ha perdido todas las elecciones, ahí sigue, como si nada. La derecha nunca asume su responsabilidad. No le votan y encima está todo el tiempo exigiendo responsabilidades a los demás", señaló en Dos Hermanas (Sevilla) .

Tiene esta localidad una significación especial para Zapatero porque aquí mantuvo en el año 2000 una reunión secreta con Felipe González que resultaría de suma importancia para sus aspiraciones de asumir el liderazgo del PSOE. Pero, aun así, no es la sevillana una plaza que le sea especialmente propicia para sus bolos electorales.

Andalucía, la vanguardia

«Rajoy intenta con insultos recuperar ahora lo que perdió en el Parlamento»

Tampoco lo fue ayer, a pesar de que llevaba en el bolsillo el anuncio de que se propone convertir a Andalucía en la vanguardia del cambio del patrón de crecimiento económico. Ni siquiera este compromiso, que se concretará en una reunión específica del Consejo de Ministros a celebrar en esta comunidad para aprobar el plan Andalucía Sostenible, logró levantar de sus asientos a los militantes. Fuera por la dificultad de conectar la idiosincrasia castellana con la andaluza o porque se acercaba la hora de la comida, lo cierto es que decenas de personas abandonaron el recinto dejando a la vista notables calvas mientras que Zapatero proseguía su intervención.

El presidente equiparó su decisión de convertir Andalucía en la punta de lanza del cambio económico con la que adoptó Felipe González de empezar el AVE por Sevilla y se anticipó a las críticas con el recuerdo de que lo que entonces la derecha despreció como "el rapidillo" es hoy un modelo "¡para los Estados Unidos de Norteamérica!". El plan se concretará después de que el Congreso de los Diputados apruebe la Ley para la Economía Sostenible, que el presidente quiere pactar previamente con sindicatos y empresarios, según precisó.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, advirtió de que "el Estado no puede sustituir al mercado, sería una barbaridad".

Más noticias de Política y Sociedad