Público
Público

Zapatero asegura que no admitirá "trucos" que limiten los derechos de los inmigrantes

EFE

El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado hoy que no permitirá que por un "truco" de un ayuntamiento, en referencia al consistorio de la localidad de Vic, haya personas que queden sin asistencia sanitaria o cuyos hijos no puedan acudir a la escuela.

En la rueda de prensa que ha ofrecido en el Parlamento Europeo tras presentar ante el pleno el programa de la presidencia española de la UE, Zapatero ha sido tajante al rechazar la propuesta de Vic de no permitir el empadronamiento de los inmigrantes en situación irregular.

"El Gobierno de España no va a permitir que se menoscaben los derechos de las personas", ha insistido Zapatero tras recordar que España luchó durante décadas para que sus emigrantes gozaran de derechos en el extranjero.

Su Gobierno, según ha explicado, defiende la inmigración legal y la persecución de quienes trafican con seres humanos, pero "estamos hablando de personas y de derecho inalienables, y el país que presido no va a consentir que por un truco de un ayuntamiento" haya seres humanos y familias que no puedan acceder a los servicios sociales básicos.

Ante el pleno también se ha mostrado firme al responder a un parlamentario que había cuestionado su política de inmigración y había reclamado el cierre de las fronteras europeas.

"Es rotundamente falso que sea partidario de la inmigración masiva, pero sí de respetar masivamente los derechos humanos de todas las personas, vengan de donde vengan", ha manifestado entre los aplausos de buena parte de la Cámara.

La altura de las naciones se mide no sólo por el poderío económico o militar, "se mide también por el trato y el respeto a los derechos humanos de las personas que vienen a trabajar a nuestra tierra para buscar un futuro que no tienen en la suya", ha añadido.

Zapatero ha recordado además que en 2025 un 30 por ciento de la población de la UE tendrá más de 65 años y se ha mostrado convencido de que "Europa necesita a medio plazo trabajadores, más allá de la crisis", para mantener sus sistemas de protección social.

El pacto europeo de inmigración, ha recalcado, incluye el control de fronteras y la cooperación con los países de origen de los inmigrantes como la mejor vía para evitar los flujos masivos, pero también recoge políticas de integración.

Zapatero ha subrayado que hablaba en nombre de un país que conoce el fenómeno de la inmigración (desde 2000 la población española ha aumentado en seis millones de personas) y que también ha vivido el "trago duro y difícil" que supone de la emigración económica.

En la rueda de prensa ha considerado "preocupante" que su defensa de los derechos humanos haya podido llamar la atención en la Cámara, cuando el Parlamento Europeo es baluarte de los derechos fundamentales.

Más noticias de Política y Sociedad