Público
Público

Zapatero descarta el pacto con el PP por "principios"

"No será posible con mi Gobierno acordar el despido más barato ni el recorte de la protección social", argumenta el presidente

GONZALO LÓPEZ ALBA

Así como en el proceso de paz, contra la crisis económica. Trabajando sin desmayo, con el paso firme, la mirada alta, las luces largas y dejando "resbalar las críticas" de aquellos a quienes sólo importan los "temas pequeños".

Esta es la actitud que el presidente del Gobierno se atribuyó y reclamó ayer al PSOE ante la crisis y el desbocamiento del paro. Lo hizo aprovechando la clausura del congreso de los socialistas gallegos y con el recuerdo de que, a pesar de "los insultos" que tuvieron que soportar por la negociación con ETA, hoy el fin del terrorismo "está más cerca que nunca" y un socialista va a convertirse en lehendakari por vez primera en democracia.

Al día siguiente de que la estadística oficial confirmara que el paro ha superado el listón de los cuatro millones, Zapatero volvió a dar muestras de que se crece ante el castigo: "Me sorprende que Rajoy diga que preferiría hacer el debate de la nación después de las elecciones europeas. ¿Acaso la situación del país no aconseja hacerlo cuanto antes? Yo no tengo inconveniente en responder ante el Parlamento. Algún presidente no lo hacía ni cuando nos llevó a una guerra ilegal...".

Con más claridad que nunca, el presidente reconoció que el ajuste de la economía será "duro y difícil" y que la recuperación "no es una tarea de un año", sino que se producirá "poco a poco" y requiere de "un gran esfuerzo colectivo" que deje de lado "cualquier interés táctico, partidista o coyuntural".

En esa tarea otorgó un papel clave a sindicatos y empresarios, cuyo comportamiento ensalzó en contraste con quienes "jalean la crisis". Pero ayer descartó explícitamente el "gran pacto con todos los partidos". Lo justificó en la imposibilidad de aceptar, por "coherencia con los valores socialistas" y "sentido de la responsabilidad", los planteamientos de la derecha: "No será posible con el Gobierno que represento acordar el despido más barato ni el recorte de la protección y las políticas sociales".

Zapatero apeló a sus convicciones ideológicas para sostener que "sabremos ganar el combate frente a la crisis económica" sin aplicar aquellas recetas neoliberales, sino por el contrario "manteniendo y reforzando la protección social y los derechos laborales".

En la que fue su única referencia directa a la EPA, destacó que las tripas de esta estadística indican que "el empleo que se está destruyendo es el precario", de modo que cambiar el modelo de crecimiento pasa también por cambiar "la piel de nuestro mercado laboral" para que los contratos sean "dignos, estables y con garantías".

El presidente confirmó que la sustitución de Pedro Solbes por Elena Salgado en la vicepresidencia económica conllevará una intensificación del gasto público sin temor al déficit. "No me va a faltar determinación para mantener con fortaleza la inversión pública que sea necesaria ante la parálisis de la privada", aseguró. Ese gasto se concentrará, además de en la protección de los parados, en la educación, la sanidad y la atención a la dependencia.

Anticipándose a las críticas, advirtió de que "se multiplicarán las voces" reclamando que se contenga el déficit. Pero también adelantó que, por muchas que sean, no cambiará el rumbo. "Este Gobierno mantiene sus principios y objetivos, sabiendo hacia dónde tenemos que ir. En el camino pondremos la máxima sensibilidad y atención a las familias más necesitadas", reiteró el presidente del Gobierno.

Junto a la protección social y las medidas de estímulo para recuperar el empleo, a propósito de las que insistió en que "van a empezar a dar resultado en poco tiempo", la inversión pública se orientará a "poner los medios necesarios para un modelo de crecimiento que no se base en el ladrillo y la especulación".

En tono pedagógico, explicó que cada euro invertido en ladrillo es once veces menos productivo que el invertido en banda ancha, por lo que "la gran apuesta" para relanzar la economía española ha de ser multiplicar la inversión en I+D+i.

Más noticias de Política y Sociedad