Público
Público

Zapatero dice que abaratar el despido «no es el camino»

El Banco de España insiste en pedir la reforma laboral y reclama medidas «extraordinarias»

AGENCIAS

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, rechazó ayer la idea de abaratar el coste del despido. En un acto organizado por la Asociación de Periodistas Europeos, Zapatero dijo compartir algunas de las tesis del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, pero avisó de que la de abaratar el despido supone “adelgazar el Estado del bienestar”.

Una idea que ha dado, dijo, resultados “no satisfactorios”. “No debemos ir por ese camino”, agregó.El miércoles, Fernández Ordóñez reclamó una reforma laboral y afirmó que los costes de despido, “a cargo exclusivamente del sector privado”, desincentivan la contratación.

El gobernador no hizo ninguna alusión explícita al abaratamiento del despido pero sí reclamó una reforma urgente del mercado laboral.

Para el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, la crisis económica no tiene origen laboral y los ciudadanos “no son lo únicos que tienen que hacer un esfuerzo”. Corbacho pidió un análisis “más global” de la crisis y “no tan parcial” y que, antes de reflexionar sobre flexibilizar el mercado de trabajo y abaratar el despido, se piense en el papel del sector financiero.

“Inaceptable”

En la misma línea, los sindicatos CCOO y UGT consideraron “inaceptable” y “antisocial” la propuesta. Vincularon la actual recesión con la crisis financiera internacional y el modelo de crecimiento de la economía española y no con los salarios y costes laborales. Para el catedrático Emilio Ontiveros, abaratar el despido no es la primera prioridad en esta crisis, teniendo en cuenta que en España un 60% de los contratos son temporales.

A favor del despido barato se pronunció el presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que advirtió de que, si no hay acuerdo entre empresarios y sindicatos para reformar el mercado laboral, “es el Gobierno el que tiene que gobernar”. La presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, instó a los partidos de izquierda a que abran “la mente” y vean que el “franquista” sistema laboral español es “una fábrica de crear paro en tiempos de crisis”.

En medio de la tormenta, el Banco de España mantuvo su posición. El responsable de su Servicio de Estudios, José Luis Malo de Molina, apostó por desarrollar medidas “excepcionales” y “transitorias” en el mercado laboral para detener la “sangría” del paro.

Malo de Molina aseguró que la relación entre flexibilidad y seguridad en España sigue siendo “insatisfactoria”, por lo que destacó la importancia de acometer reformas.

Cómo es el mercado de trabajo en europa

España: Tres modelos en vigor. Se discrimina la indemnización por despido si es procedente, que no se paga nada, o improcedente, por el que se abonan 45 días por año trabajado (con 42 mensualidades como tope) excepto para los contratos de fomento del empleo hechos a partir de 2006, 33 días, y objetivo (por causas ajenas al empleador) que se abonan 20 días.  

Italia: Siete meses y a la calle. Salvo los casos habituales (retrasos, robo, daños...) es muy difícil despedir a un trabajador, salvo si la empresa está en crisis. En ese caso, se puede mandar a casa al empleado hasta siete meses y medio, con el 80% del sueldo. Si pasado ese plazo la crisis sigue, el trabajador se da por despedido sin derecho a indemnización. 

Francia: Causa "real y seria". En Francia, el despido tiene que basarse en una “causa real y seria”: falta grave del asalariado o motivos económicos justificados. A su salida, el trabajador tiene derecho a al menos (los convenios colectivos suelen ser más generosos) 6 días de salario por año trabajado, más otros 4 días por año trabajado más allá de la primera década. 

Alemania: Proteger al vulnerable. Hay dos tipos de despido: por razones económicas o por motivos relacionados con el empleado y su comportamiento laboral. En el primer caso, el empresario está obligado a despedir primero a los trabajadores menos vulnerables. En las indemnizaciones, se paga como mínimo el 50% de un salario bruto mensual por año trabajado.

Inglaterra: Despido libre. Es fácil y barato despedir en el Reino Unido. La ruptura de la relación laboral figura en el contrato y requiere un mes de aviso previo. El empresario puede alegar mala conducta, falta de cualificación o cambio en las circunstancias del trabajador. Los despidos han de indemnizarse con una semana por año trabajado.

Más noticias de Política y Sociedad