Público
Público

Zapatero insiste en que la misión afgana es de paz

El presidente ha insistido en que se trata de una misión de "estabilidad y de reconstrucción" que "comporta riesgos"

ANA PARDO DE VERA

El presidente del Gobierno zanjó este viernes la polémica sobre si los soldados españoles están en Afganistán en "misión de paz", como la llama el Ejecutivo, o en "una guerra", como le pide la mayoría de la oposición que la denomine. La Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (en inglés International Security Assistance Force, ISAF), precisó José Luis Rodríguez Zapatero, es una misión del Ejército español en Afganistán "definida por la ONU y la OTAN como de estabilidad y reconstrucción". Eso sí, el jefe del Ejecutivo reconoció que la presencia de soldados españoles en el país asiático "comportaba riesgos" y ha traído "mucho dolor".

Zapatero evitó pronunciarse sobre los plazos de permanencia de los militares en Afganistán. "En estos momentos recordó se debaten los objetivos concretos y los plazos de la misión". Y ese, en opinión del mandatario socialista, es un debate cuyo "liderazgo corresponde a la OTAN y a EEUU".

Las palabras de Rodríguez Zapatero sonaron ayer más contundentes, ya que, antes de presidir el Consejo de Ministros extraordinario celebrado en Las Palmas de Gran Canaria, había asistido en el acuartelamiento de la Isleta al funeral por el cabo del Ejército de Tierra Cristo Ancor Cabello Santana, asesinado en suelo afgano el miércoles.

No hubo mención a ningún partido, pero Zapatero apeló implícitamente al PP a mantener la "coherencia" sobre la presencia de tropas espanolas en el país asiático. Para ello, recordó que él apoyó "sin fisuras y sin dudas" la misión española en Afganistán cuando se le dio luz verde en 2001. Entonces, él era secretario general de un PSOE en la oposición, pero desde hace ocho años, recordó, ha seguido respaldando esta operación. "Aun sabiendo que es una misión difícil, que nos ha generado mucho dolor y en más de una ocasión", subrayó.

Con tono crítico hacia quienes alientan la polémica cada vez que hay un ataque a los militares españoles, el presidente no escatimó en explicaciones sobre la ISAF. Es una "misión internacional que busca reconstruir un país viable, democrático y con un horizonte". Admitió, sin embargo, que existe "una situación de dificultad fruto de acciones violentas y de una actividad terrorista que produce mucho dolor y pérdidas de vidas humanas en los 40 países"que tienen tropas desplazadas a la región.

El papel de España, en este momento y según su presidente, consiste en que sus militares estén ahí. Mientras, concluyó Zapatero, "lo que tenemos que hacer los demás es dar todo nuestro apoyo y solidaridad a los soldados españoles".

El jefe del Ejecutivo aprovechó asimismo su presencia en la Delegación de Gobierno de Canarias, donde se celebró el Consejo, para reiterar sus muestras de afecto y dolor a los familiares y amigos del cabo Cabello, la última víctima de una misión de paz.

Más noticias de Política y Sociedad