Público
Público

Zapatero recibe a los sindicatos sin un acuerdo cerrado

CEOE, CCOO y UGT aproximaron ayer posturas en materia de negociación colectiva. Las críticas sindicales al Pacto por el Euro centrarán la reunión de hoy

BELÉN CARREÑO

El escenario, un clásico. Reunión al anochecer, ubicación desconocida, primeros espadas, horas interminables de negociación... Los agentes sociales mantuvieron anoche la enésima negociación de esta legislatura para tratar de reformar la última de las grandes asignaturas pendientes del mercado laboral: el marco de los convenios colectivos.

Aunque la reunión no será la última, las partes anunciaron ayer que las conversaciones están 'muy encaminadas' y que el acuerdo se cerrará de forma inminente. La patronal ha rebajado su tono 'maximalista' de la semana anterior, según fuentes sindicales, y el acuerdo es posible. Los sindicatos entregaron ayer una propuesta sobre solución extrajudicial de conflictos, donde creen que radica la clave de la negociación. Las partes han aceptado reforzar las figuras de mediación en caso de conflicto pero los sindicatos recuerdan que la figura del arbitraje tiene que ser siempre voluntaria. Aún existe un punto de desencuentro importante con la petición de la patronal de establecer plazos para renegociar los convenios que caducan.

No hay acuerdo sobre el plazo para negociar un convenio caducado

La jerarquía de los convenios está más perfilada y se afianza la primacía de los acuerdos sectoriales o en su defecto autonómicos. La CEOE pretendía que las pymes se liberaran de acatar los convenios superiores y que hubiera más margen para negociar en la empresa, pero los sindicatos proponen un modelo a la carta, en la que cada sector pueda elegir el convenio de rango superior más adecuado según sus necesidades. Las conversaciones han encallado en los últimos días en la reformulación jurídica del Estatuto de los Trabajadores, que debe actualizarse para dar cabida al acuerdo.

A primera hora de la mañana de hoy, los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, se reúnen en Moncloa con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El presidente del Gobierno ha convocado la reunión para trasmitir a los sindicatos la posición que España va a mantener en la cumbre de este jueves y viernes en Bruselas, y en la que se cerrará el denominado Pacto por el Euro. La cita ha servido también de acicate para que patronal y sindicatos se liaran la manta a la cabeza para terminar una reforma que se juega en tiempo de descuento, ya que el límite propuesto inicialmente por el Ejecutivo expiró el 19 de marzo.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, ya había adelantado en Bruselas este mismo lunes que aunque el acuerdo no estuviera totalmente cerrado, Zapatero sí podrá ofrecer unas 'pinceladas' del pacto ante sus homólogos europeos durante la cumbre.

Los sindicatos han presentado otra propuesta sobre arbitraje

Hoy sólo se verá con el presidente una de las partes implicadas, la sindical, porque la patronal que sí estuvo anoche ha sido convocada para el sábado junto con algunas de las empresas más representativas de este país. Esto hace del encuentro un mano a mano entre Zapatero y los sindicatos, que aprovecharán para exponer al jefe del Ejecutivo sus quejas por la línea del pacto que está a punto de cerrarse en Bruselas. CCOO y UGT le trasladarán la decepción de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) por el contenido de el Pacto por el Euro. El rechazo de los sindicatos es de obra y omisión. Lamentan el tinte de recorte del gasto público que emana del acuerdo pero, sobre todo, extrañan las grandes ausencias del pacto.

En este sentido, Toxo y Méndez cuestionarán a Zapatero sobre las ausencias de medidas para apoyar la creación de empleo y las relacionadas con la educación, o el impulso de la I+D+i. También criticarán la premisa de que es necesario bajar los salarios para mejorar la competitividad, una medida que, en su opinión, pronunciará la apatía del consumo. Por eso, en el texto que casi han cerrado los agentes sociales se cuela un capítulo dedicado a explicar cómo funciona el modelo español, en el que se ligan los salarios a la inflación pero también a la productividad y que no se ha renegociado estos días.

 

Más noticias