Público
Público

Zapatero reunió en secreto a los agentes sociales

Patronal, Gobierno y sindicatos se sentaron a negociar el Diálogo Social

BELÉN CARREÑO

Con absoluto secreto y discreción, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, convocó la semana pasada a una cena en La Moncloa a los agentes sociales con el fin de reestablecer el fallido proceso de Diálogo Social. La reunión fue al más alto nivel y estuvieron presentes los secretarios generales de CCOO y UGT y los presidente de las organizaciones patronales, CEOE y CEPYME.

La reunión, y las conversaciones posteriores, han estado envueltas por el más férreo de los secretos debido al malestar que generó entre los sindicatos, especialmente en CCOO, la utilización por parte de Zapatero del Diálogo Social como anuncio electoral durante un mitin político en Albacete. Entonces, Zapatero aseguró que cerraría en breve un acuerdo con los agentes sociales, cuando estos no habían tenido noticias de ninguna oferta por parte del Ejecutivo y no se habían sentado a hablar en casi tres meses.

Este desencuentro ha llevado a los sindicatos a pedir al Gobierno que no utilice el Diálogo Social en sus intervenciones políticas hasta pasados los comicios europeos y a no publicitar cualquier avance en la negociación. Sin embargo, Zapatero abogó por realizar esta reunión al más alto nivel para atemperar los ánimos y sentar las bases del nuevo proceso de concertación social.

Por ahora, el único documento de trabajo que se ha puesto sobre la mesa es el que presentaron los sindicatos la semana pasada a los medios de comunicación bajo el título "Propuestas sindicales para un acuerdo por el empleo y la protección social". El texto es muy amplio y propone desde la ampliación del subsidio por desempleo a los parados a una reordenación del sistema financiero con inyecciones de capital a entidades financieras.

Fuentes cercanas a la negociación destacaron la alta receptividad de todos los agentes sociales al documento. Ha llamado especialmente la atención el cambio de actitud de la CEOE, que hasta ahora había frenado el avance de todas las conversaciones, tanto a nivel bilateral como tripartito.

Lo cierto es que la patronal ha ido virando su actitud con los agentes sociales desde que su líder, Gerardo Díaz Ferrán, fue pillado hablando ante un micrófono abierto mientras aseguraba que el culpable de la crisis era "Zapatero". En la misma intervención, reveló sus querencias por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, a la que calificó de "cojonuda".

Pese a este desliz, Zapatero se ha mostrado muy cercano a los empresarios en los últimos días y esta misma semana se ha reunido con los empresarios familiares y con los hosteleros.

Por lo pronto, todas las partes implicadas se muestran optimistas con el reinicio de las conversaciones y esperan alcanzar un acuerdo formal para la segunda quincena de julio.

El proceso de Diálogo Social arrancó en julio del año pasado con la firma de una hoja de ruta de temas a tratar por parte de los agentes sociales. El primer escollo del proceso vino con el relevo del secretario general de CCOO en diciembre, que suspendió más de un mes el proceso. Luego, el Gobierno presentó un paquete de medidas que terminó aprobando en marzo sin el consenso de los agentes sociales y que se encuentra en trámite en el Parlamento. Las elecciones de UGT y CEOE en abril no propiciaron más conversaciones y la negociación entró en punto muerto hasta la reunión de esta semana.

Más noticias de Política y Sociedad