Público
Público

Zapatero sigue adelante con la reforma prevista

Los socialistas reiteran la acusación de "hipocresía" al PP

M. Á. M.

Ni la manifestación del sábado en Madrid ni la ofensiva del PP en los últimos días han modificado las intenciones de los socialistas respecto a la Ley del Aborto. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, reunió ayer a la dirección de su partido, reiteró su apoyo a la actual redacción del proyecto y encargó al portavoz parlamentario socialista, José Antonio Alonso, que defienda la reforma personalmente en su recorrido por el Congreso en el terreno de los valores, dejando claro quién está a favor de la defensa de las mujeres.

Este encargo directo a Alon-so pretende dar cuenta de la relevancia que el Gobierno concede a este debate. Para Zapatero, el texto actual de la futura ley "es coherente con los principios socialistas, está muy meditado y muy trabajado", tras un año de consultas con los expertos.

El presidente encarga a Alonso la defensa del proyecto en el Congreso

La dirección del PSOE enarboló el término "hipocresía" para calificar la actitud del PP ante la nueva Ley del Aborto. Los socialistas reafirmaron su apoyo a la reforma con "una pregunta clave" que trasladó su número tres, Leire Pajín .

Pajín retó a Esperanza Aguirre y a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, a aclarar "si están de acuerdo en que las mujeres puedan ir a la cárcel por decidir sobre su maternidad". Añadió que será complicado llegar a un acuerdo con el PP: "Es difícil negociar con alguien que ha dicho que para el consenso hay que retirar la ley".

La secretaria de Organización socialista tachó de "hipócrita" al PP por manifestarse contra el derecho de las mujeres a interrumpir su embarazo "después de haber gobernado ocho años y no haber hecho nada por cambiar la ley". La derecha española sólo se aplica para limitar el derecho al aborto "cuando gobierna la izquierda", criticó la dirigente socialista.

Desde Barcelona, la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, afirmó que la marcha del sábado contra el aborto le pareció más una concentración contra Zapatero. "Y lo digo porque eran tan parejos los gritos contra el aborto como los que gritaban: Zapatero, dimisión", explicó la ministra.

En defensa del proyecto se pronunció también el titular de Justicia, Francisco Caamaño. Para responder a quienes desde las pancartas reclamaron el sábado la atención del Ejecutivo, Caamaño aseguró que "el Gobierno va a escuchar, porque siempre lo ha hecho, la voz de los ciudadanos, manifestada a través de sus representantes en el Parlamento". El ministro defendió que el proyecto aprobado por el Ejecutivo es "el más idóneo" para abordar la situación porque, a su juicio, "es correcto y se ajusta a la Constitución".

Más noticias de Política y Sociedad