Público
Público

Zapatero: "Lo único claro de las elecciones es que el PP sigue en la oposición"

El presidente habla por primera vez del resultado electoral y advierte de los riesgos de que las europeas creen "espejismos"

A. P.V / L.C

El PSOE acepta "muy bien" todos los resultados electorales y en el PP, en cambio, no están contentos "ni cuando ganan". Esa es al menos la sensación que dijo percibir José Luis Rodríguez Zapatero, al realizar este martes en el Senado su primera y muy breve valoración sobre los resultados de las elecciones europeas.

El jefe del Ejecutivo advirtió al portavoz del Grupo Popular en la Cámara Alta, Pío García-Escudero, de que tenga cuidado con los "espejismos", porque lo único real es que los del PP "siguen sentados donde están", en la oposición. Pese a ello, Zapatero deseó lo mejor a los conservadores: "Espero que disfruten de los resultados".

Pío García-Escudero, que decidió hablar sobre el 7-J en una pregunta sobre el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), destacó la derrota socialista en España, pero también en el conjunto de la UE. Así, acusó a Zapatero de gestionar mal la crisis, de tener más de cuatro millones de parados, del cierre de miles de empresas y del aumento del gasto público.

Todo ello ha llevado al PSOE a perder los comicios, concluyó el líder del PP en el Senado, quien respondió a Zapatero que "no vale decir que el domingo se ha castigado a los gobiernos de Europa debido a la crisis, porque en Alemania y Francia, con gobiernos de centro-derecha, no ha sido así. Pero en Gran Bretaña, Portugal y España, con gobiernos socialistas, sí".

García-Escudero pidió al presidente del Gobierno que "atienda el mensaje de los españoles" del domingo y reconozca el fracaso de su política económica para abordar un nuevo proceso de reformas.

Muy lejos del catastrofismo del PP, el aparato socialista acogió la derrota con tranquilidad. De hecho, en la reunión del Grupo Socialista del Congreso apenas hubo autocrítica. Su portavoz, José Antonio Alonso, aseguró que la derrota del domingo no podía considerarse un resultado bueno, pero sí "asumible". Tanto él como la media docena de diputados que tomaron la palabra enmarcaron los resultados en un "contexto de fuerte recesión".

Desde el partido, no se cansan de repetir que los resultados no son extrapolables a unas elecciones generales . Con la crisis galopando y una participación bajo mínimos, creen que la enorme mayoría de los votantes no alineados, aquellos que deciden en unas generales, se quedó en casa. "Y el PP movilizó más a sus fieles que nosotros", explican fuentes socialistas.

Sólo unos pocos diputados ensayaron una mínima autocrítica. Juan Antonio Barrio, miembro de Izquierda Socialista, pidió al partido una reflexión sobre el "aviso" dado por la ciudadanía, especialmente en Madrid y Castilla-La Mancha. En la misma línea, Elviro Aranda, diputado por Madrid y cabeza del sector crítico del PSM, lamentó la "falta de estrategia" del partido y pidió a Tomás Gómez que acepte el empuje de todos las sensibilidades para sacar adelante al partido.

Alonso aprovechó el cierre de filas de sus diputados para cargar contra la euforia del PP. El portavoz aconsejó a los conservadores que rebajaran su "ansiedad" y les recordó que "ni tienen fuerza política ni una sola propuesta contra la crisis".

Ante la petición del PP de que Zapatero se someta a una cuestión de confianza, Alonso esgrimió los resultados electorales de 2008. "La confianza quedó establecida en las urnas. Eso no ha cambiado", subrayó. También hubo mensaje para Rajoy: "Es el único político que sólo gana las elecciones cuando no se presenta".

Los dirigentes del PSOE coincidieron en poner a Rajoy en su punto de mira. El ministro de Fomento, José Blanco, recuperó su tono de vicesecretario general del partido para cargar contra el jefe de la oposición. A su juicio, el triunfo en las europeas ha mejorado las posibilidades de Rajoy de "seguir gobernando" a su fuerza política, pero no de hacerlo en España. Según el ministro, el presidente del PP corre una carrera contra la crisis. "La única estrategia que tiene Mariano Rajoy es que el desempleo le lleve a La Moncloa", recalcó.

Como número dos socialista asumió, además, su parte de responsabilidad por los resultados. Si no compareció la noche electoral, explicó, fue para no desautorizar a la secretaria de Organización, Leire Pajín, quien había "coordinado perfectamente la campaña".

Más noticias de Política y Sociedad