Público
Público

Zapatero ve ignorancia supina en las críticas a la directiva de inmigración

EFE

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha defendido hoy el "avance" que, a su juicio, supone la directiva europea de retorno de inmigrantes ilegales y ha dicho que las críticas sólo pueden proceder "de una ignorancia supina elevada a la categoría de lo insólito o a una demagogia inaceptable".

En el pleno del Congreso, y tras presentar las conclusiones del último Consejo Europeo, Zapatero ha rebatido con rotundidad las críticas de ERC, BNG, UPyD a la directiva europea que permite retener hasta 18 meses a los inmigrantes irregulares antes de su deportación.

Ha admitido que, "evidentemente", no es la mejor directiva y ha reconocido que le hubiera gustado que el plazo de retención fuera menor, pero ha querido dejar claro que fijar un límite a países que no lo tenían, incorporar garantías y vincular la política de inmigración a la convención europea de derechos humanos supone un avance "importantísimo".

Tras asegurar que en pocas ocasiones en un debate público ha escuchado críticas "tan inciertas" como hoy, ha reclamado un análisis riguroso de la directiva, pues con ella "ni un solo inmigrante de la UE ha visto empeorada su situación" y "muchos la van a ver mejorada" frente al "poder arbitrario" que se ejercía hasta ahora en muchos países.

En España se prevé ampliar el plazo máximo de retención de irregulares de 40 a 60 días, pero en nueve Estados europeos, ha recalcado, no existía ningún límite.

También permitirá acabar con "una arbitrariedad intolerable" la obligación de ofrecer asistencia jurídica gratuita ante la repatriación -que sólo regía en España y en Italia- y la protección de los menores en países donde es posible su internamiento, ha añadido.

"Denunciar esta directiva como un retroceso es una demagogia insoportable, sólo explicable por desconocimiento de la situación que se vivía en la UE, donde no había ni garantías, ni límites ni control", ha manifestado.

Zapatero ha insistido en que la norma no afectará a España, que cuenta con garantías más estrictas y límites temporales de retención "más razonables" y ha rebatido en concreto al portavoz de ERC, Joan Ridao, quien había relacionado la directiva con Guantánamo.

Tras recordar que su Gobierno ha sido criticado tanto por "buenismo" como por "desalmado" en inmigración, ha estimado que son dos adjetivos difícilmente compatibles, atribuibles a una política "meramente táctica y de escaso alcance".

Ante sus acusaciones de ignorancia y demagogia, el portavoz de ERC ha tomado la palabra para recordar a Zapatero que su opinión es compartida por numerosos organismos, desde la Confederación europea de sindicatos hasta Amnistía Internacional, Save the Children o el mismo comisario de Justicia.

Ridao ha reconocido que la directiva no es obligatoria -por lo que no empeorará las condiciones en España-, pero se ha mostrado convencido de que es incompatible con los derechos humanos y con la protección de los menores.

Más noticias de Política y Sociedad