Público
Público

Zapatero y Fillon firmarán el inicio de la interconexión eléctrica para otoño

EFE

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro francés, François Fillon, suscribirán mañana el acuerdo para la interconexión eléctrica de los dos países, un proyecto que empezará con la creación de una sociedad conjunta en otoño y que asume el soterramiento de la línea en los Pirineos.

Tras iniciarse las negociaciones a mediados de los noventa, la interconexión que duplicará la capacidad de intercambio de los dos países y reducirá el aislamiento español se plasmará finalmente en un acuerdo durante la II Reunión de Alto Nivel hispano-francesa sobre cooperación transfronteriza que se celebrará en Zaragoza.

A la cumbre asistirán además los ministros españoles de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; y de Industria, Miguel Sebastián; la ministra francesa de Educación Superior e Investigación, Valérie Pécresse; y el titular de Inmigración, Brice Hortefeux, que logrará en Zaragoza el apoyo definitivo de España al "pacto europeo de inmigración" que Francia quiere presentar a la UE.

También acudirán a la cita los presidentes de las regiones fronterizas, en el caso de España los de Cataluña, José Montilla; Aragón, Marcelino Iglesias; y Navarra, Miguel Sanz.

El Gobierno de Juan José Ibarretxe ha declinado la invitación por coincidir con el debate organizado en el Parlamento vasco para convocar una consulta popular en Euskadi.

Según han avanzado hoy fuentes del Ejecutivo, el acuerdo para la interconexión eléctrica asume el informe del coordinador del proyecto, el ex comisario europeo Mario Monti.

Según su propuesta, la línea, que estaría en funcionamiento para 2011, será soterrada y en corriente continua los 50 kilómetros que separan Santa Llogaia d'Alguema (Girona) y Baixás (Francia).

El soterramiento, demandado por numerosos municipios y colectivos por razones medioambientales, ha sido uno de los principales escollos de las negociaciones, ya que, según diversos estudios, supone multiplicar el coste de cada kilómetro entre cinco y diez veces.

El segundo asunto relevante de la cumbre será el "pacto europeo de inmigración", una propuesta francesa a la que España dará mañana su apoyo definitivo tras retocar varios de sus puntos.

El pacto, que París presentará a todos los socios europeos durante su presidencia de turno de la UE, que comienza la próxima semana, no incluirá finalmente el controvertido "acuerdo de integración" para los inmigrantes, rechazado por el Gobierno socialista.

Las dos delegaciones, con presencia de varios secretarios de Estado, analizarán también el estado de las negociaciones sobre las conexiones por carretera y por tren.

Estas últimas, según Moncloa, "van por buen camino" y un ejemplo será el acuerdo de las autoridades ferroviarias de los dos países para constituir una sociedad de comercialización de servicios de alta velocidad.

Además del estudio de proyectos de movilidad de estudiantes y docentes y de cooperación científica, los dos gobiernos quieren aprovechar la cita de mañana para lanzar una iniciativa conjunta de lucha contra la piratería en Somalia, con medidas de protección en el mar.