Público
Público

Zapatero y Rajoy hablan más de futuro pero se reprochan el pasado por ETA e Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, han aprovechado su segundo debate televisado para esbozar algunas promesas de futuro, pero no han evitado repetir su cruce de críticas por supuestas mentiras en torno a ETA, la inmigración, el 11-M y la guerra de Irak.

Moderados en esta ocasión por la periodista Olga Viza, Zapatero y Rajoy han ido desgranando algunas de sus propuestas para los próximos cuatro años, pero han repetido muchos de los reproches que se hicieron en el cara a cara de hace una semana y, para ello, han ido pertrechados de gráficos y munición de hemeroteca con los que apuntalar sus argumentos.

En ese capítulo de venablos mutuos, no podía faltar el terrorismo, asunto que ha servido para mezclar acusaciones por la lucha contra ETA, por el uso de las víctimas de esta lacra, por la actitud ante los atentados del 11 de marzo y por la retirada de las tropas de Irak.

Zapatero ha garantizado que apoyará "sin condiciones" al Gobierno en la lucha antiterrorista sea cual sea el resultado electoral y ha recordado que él respaldó al Ejecutivo del PP, durante el que fallecieron 238 personas en atentados, y los populares no han actuado de la misma forma durante los últimos cuatro años pese a que sólo ha habido cuatro víctimas mortales.

Un recordatorio especialmente rechazado por Rajoy, quien ha acusado al jefe del Gobierno de romper el Pacto Antiterrorista y haber dado a ETA la categoría de interlocutor.

Si Zapatero ha considerado que el PP debería pedir perdón por su actitud entre el 11 y el 14 de marzo de 2004, Rajoy le ha acusado de ganar las elecciones "por Irak y por el 11-M" y querer volver a hacer lo mismo el próximo domingo.

Además el candidato del PSOE ha renovado su compromiso de que no irá ningún soldado español a una guerra ilegal.

Si hace siete días la inmigración tuvo especial protagonismo, lo mismo ha ocurrido anche, cuando Rajoy ha denunciado que la política del Gobierno en este área es insostenible y Zapatero le ha recordado que el PP permitió que se colaran en España más de un millón de inmigrantes.

Rajoy ha insistido en la necesidad de repatriar a inmigrantes ilegales y el candidato socialista ha vuelto a hablar de la facilidad con la que el PP regularizó a inmigrantes, ya que ha asegurado que alguno lo consiguió presentando la factura de "una rueda de bicicleta".

Los reproches se han sucedido también al hablar de la aplicación de la ley de Dependencia -Zapatero ha acusado al PP de boicotear su aplicación- y de la economía, ante la que el líder popular ha causado al jefe del Gobierno de negar la realidad y éste le ha reprochado su "catastrofismo" y que la haya importado "un bledo" hasta ahora la economía de las familias.

Ambos se enzarzaron especialmente en el contenido de la primera pregunta que Rajoy formuló a Zapatero en el Congreso en esta legislatura, ya que mientras el primero ha asegurado que ya era una muestra de la preocupación por la economía, el jefe del Gobierno ha invitado a comprobar que no había en ella ninguna referencia al respecto.

En el capítulo de promesas, Zapatero ha avanzado que convocará tres conferencias de presidentes sobre violencia de género, educación y cambio climático, negociará un nuevo modelo de financiación autonómica y local, y que el AVE llegará a todas las Comunidades Autónomas.

También ha recordado una serie de medidas económicas previstas en el programa socialista.

Por su parte, Rajoy ha recordado que, si gana, promoverá una ley que garantice la enseñanza del castellano, y ha apuntado igualmente propuestas económicas como la rebaja del IRPF y del impuesto de sociedades.

En clave de futuro, el candidato del PP se ha comprometido también a hacer el trasvase del Ebro y ha reprochado al Gobierno que derogara esa transferencia de agua prevista en el Plan Hidrológico Nacional (PHN).

Si Zapatero ha concluido comprometiéndose a gobernar "para todos y con respeto a todos", Rajoy ha ofrecido un pacto para consolidar el sistema de pensiones y la sanidad y ha terminado con una referencia a la niña a la que aludió en el primer debate y que ha dicho que es la que mueve sus sentimientos y su corazón.