Público
Público

Zelaya llega a Fuerza Aérea a recoger el material para la "consulta popular"

EFE

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, llegó hoy a la sede de la Fuerza Aérea, en Tegucigalpa, a "recoger" el material para llevar a cabo una "consulta popular" que él mismo impulsa con el fin de reformar la Constitución.

Acompañado por decenas de seguidores que apoyan su iniciativa y que gritaban consignas a su favor, Zelaya irrumpió en la sede de la Fuerza Aérea y dijo que llegó a recoger el material, incluidas urnas y papeletas, para celebrar la consulta, prevista para el próximo domingo, sobre un referendo respecto a la reforma de la Carta Magna.

La consulta del domingo, que ha sido declarada ilegal por varios órganos del Estado, tiene como fin que los hondureños se pronuncien sobre el establecimiento de una urna adicional en las elecciones generales del 29 de noviembre, para decir si quieren una Asamblea Constituyente y la reforma de la Carta Magna a partir de 2010.

Muy emocionado y bajo un aguacero, Zelaya dijo llegar para que los jefes de la Fuerza Aérea le entregaran el material de la consulta popular que estaba depositado en esa instalación militar.

Aseguró que hoy la Corte Suprema de Justicia "ha creado un Estado militar y un Estado civil", al rechazar su decisión de destituir el miércoles al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, el general Romeo Vásquez, quien se opuso a apoyar con la logística del Ejército la encuesta del domingo.

El miércoles, Zelaya también aceptó la renuncia del ministro de Defensa, Ángel Edmundo Orellana, tras la destitución de Vásquez.

Según Zelaya, el poder judicial "desautorizó" hoy al jefe de Estado, en su adopción de "acciones que el pueblo está defendiendo".

"No quieren dejar que al pueblo se le consulte, ni que hable, ni que opine, ni que tenga participación, ni que haya democracia en Honduras", enfatizó el mandatario, a la vez que pedía "calma".

Dijo que de la Fuerza Aérea se dirigirá con sus seguidores a la Casa Presidencial, a preparar la consulta popular del domingo, que insistió en que se celebrará.

"No se para", dijo el gobernante.

El Instituto Nacional de Estadística llevará a cabo la consulta mediante la instalación de 15.000 puestos en todo el país.

Los sectores que se oponen a la iniciativa de Zelaya consideran que el presidente pretende con ella continuar en el poder, algo que él rechaza, pero sin descartar tampoco que si la voluntad popular lo aclamara, se presentaría de nuevo como candidato.

Más noticias de Política y Sociedad