Público
Público

"Si Zelaya vuelve hay una orden de captura contra él"

El nuevo ministro de Exteriores permite la entrada en Honduras del secretario general de la OEA pero no del presidente expulsado

PÚBLICO.ES/REUTERS

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, no lo va a tener tan fácil para volver al país "el jueves" como declaró este martes desde Managua.

El nuevo ministro hondureño de Exteriores, Enrique Ortez, ha asegurado que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, va a poder entrar en el país, pero no el depuesto presidente.

Con anterioridad, el nuevo presidente hondureño, Roberto Micheletti, había declarado a una emisora colombiana que si Zelaya regresa al país, como éste ha afirmado, los tribunales de justicia "tienen una orden de captura contra él".

El canciller dijo a un canal de televisión local que Insulza "perfectamente bien puede venir a cualquier hora (...), él va a pasar y el presidente Zelaya no va a pasar".

Ortez agregó que Zelaya "puede entrar, pero dejar la presidencia afuera y entonces no vamos a permitir venir a crear 'molotes' (líos) innecesarios para que el pueblo hondureño esté tranquilo".

Zelaya fue expulsado de Honduras por los militares el pasado domingo y destituido horas después en el Congreso, que designó en su lugar a Micheletti.

El depuesto presidente anunció el lunes que volverá el jueves a Tegucigalpa procedente de Estados Unidos, donde participará en una sesión del Asamblea General de la ONU en Nueva York y otra de la OEA en Washington, y pidió a Insulza y a los presidentes de la región que quieran que le acompañen.

"Que vengan todos, se les va a respetar porque a un presidente se le respeta, pero un hondureño que ha sido desalojado del poder tiene que someterse a las leyes de su país", declaró el nuevo canciller al canal 7.

Ortez, designado el domingo por Micheletti, dijo, no obstante, que "la función de un secretario general no es venir a imponerle ninguna condición al Gobierno de Honduras, que es un Gobierno respetuoso de la Carta de la OEA, de las Naciones Unidas".

Por otra parte, aseguró que "no hay necesidad de ofensiva" diplomática para convencer de la legalidad del nuevo Gobierno a la comunidad internacional. "Somos un Gobierno soberano de acuerdo con la Constitución de la República", dijo el ministro de Micheletti, cuyo mandato es rechazado unánimemente en el exterior y que no ha sido reconocido por ningún país.

Mientras, Estados Unidos, la Unión Europea y los países latinoamericanos han cerrado filas en torno a Zelaya después de que fuera depuesto el domingo y partiera exiliado a Costa Rica, en el primer golpe militar en Centroamérica desde la Guerra Fría.

La capital hondureña permanecía en calma el lunes por la noche tras el toque de queda, después de que policías y militares repelieran con golpes y gases lacrimógenos a cientos de manifestantes que pedían el regreso inmediato de Zelaya, dejando decenas de heridos y detenidos.

Más noticias de Política y Sociedad