Público
Público

Alerta y vigilancia continua

RAFAEL RODRIGO. Astrofísico y Vicepresidente del CSIC

Desde que se descubrió el primer asteroide, hace algo más de dos siglos, el interés por su estudio ha crecido de manera continua ya que nos proporciona información muy valiosa para entender cómo se originó el Sistema Solar. Gracias al análisis de la composición de los meteoritos, en su mayoría fragmentos pequeños de asteroides, sabemos que nuestro Sistema Solar empezó a formarse hace unos 4.600 millones de años. Además de contener el material más antiguo que se conoce, los asteroides muestran una gran diversidad en su composición, que nos permite desentrañar la evolución física y química de la parte interna del Sistema Solar.

Dada la importancia de su estudio, distintas agencias espaciales han desarrollado misiones espaciales con el objetivo de explorar asteroides. Seis son los ya visitados y la exploración continúa. A finales de septiembre, NASA lanzó la nave Dawn para estudiar dos de los asteroides más grandes: Ceres y Vesta. Europa también se suma a esta exploración y un conjunto de científicos, con participación del CSIC y de otras instituciones españolas, ha propuesto a la Agencia Espacial Europea la construcción de una sonda espacial, bautizada como Marco Polo, para explorar un asteroide, tomar muestras de su superficie y regresar a la Tierra. Entre los asteroides, existe una pequeña familia que órbita cerca de la Tierra y si la órbita de alguno de ellos evolucionase, podría colisionar con la Tierra, con consecuencias catastróficas, como ocurrió en el pasado. Al día de hoy no hay ningún asteroide que tenga probabilidad de colisión con la Tierra, pero se mantiene una continua alerta y vigilancia de la evolución de sus órbitas y se empieza a trabajar en el diseño de estrategias de defensa en el caso de que un asteroide se dirigiese hacia nuestro planeta. Existen varias propuestas, como la misión Don Quijote, liderada por empresas y científicos españoles, con la que se demostraría nuestra capacidad de modificar la órbita de un asteroide.